A Cristina Lucas (Jaén, España, 1973) eso de hacerse la estrella como que no se le da. Es una de las artistas contemporáneas más accesibles que esta reseñista ha conocido. Lo mejor: esa accesibilidad es parte de su propuesta.

Hombre, si estoy aquí hablando del concepto de ciudadanía y cuestionando las instituciones qué absurdo sería dármelas de celebridad dice mientras recorremos su exposición "Light Years" en el Museo Carrillo Gil. Mi capacidad para cuestionar a las instituciones viene de ser ciudadana igual a cualquiera .

No crea que "Light Years" es un golpeteo de pecho liberal. Lucas se mete con todos: con la iglesia y con el ejército pero también con el pueblo, con los misóginos pero también con el feminismo ramplón. Dinamita a Jean Rousseau, ateo, y a Moisés, padre del monoteísmo.

La exposición toma su nombre de una instalación electrónica (aunque la mayor parte del recorrido se conforma de videos), un mapamundi animado que recorre la historia de la democracia desde 1789, la Revolución Francesa.

El mapa se va encendiendo país por país, ilustrando la formación de la democracia contemporánea a través de los años. Al llegar a 2010, lo que tenemos es un mundo de luces desiguales, parpadeantes y con grandes huecos, como China. Seguimos, pues, a años luz de los ideales famosos de igualdad, libertad y fraternidad.

Una genialidad: La liberté raisonnée (La libertad razonada) , corto video inspirado en La libertad guiando al pueblo , el famoso cuadro de Eugene Delacroix. ¿Lo recuerda? En ese épico lienzo, La Libertad, una sabrosa mujer de pechos generosos, lleva la bandera francesa y es seguida igualmente por un niño con pistolas que por un burgués de sombrero alto, un revolucionario, un soldado, todos hombres.

En el video, Cristina Lucas le da play al cuadro. Vemos a todos los personajes corriendo hacia la matrona Libertad… para matarla: el niño y el burgués le disparan, el soldado del sable la apuñala por la espalda, el revolucionario la escupe.

Explica la autora: El pueblo no es bueno por ser pueblo. Es como al final de Los siete samuráis de Kurosawa, cuando los pobres salen y se burlan del protagonista: ‘¿Cómo, te has creído que por ser pobres íbamos a ser buenos?’ .

Feminismo 2.0

Lucas es, además, capaz de un discurso de género divertido. En el video Tú también puedes caminar , la autora lee un fragmento de Una habitación propia de Virginia Woolf en el que la inglesa recuerda como a los largo de los siglos, los hombres han considerado a las mujeres brillantes como perros que caminan sobre dos patas .

A continuación, una serie de perros falderos huyen de sus amas y, todos en dos patas cual perros de circo, se reúnen en una plaza a exigir sus derechos.

La pieza más poderosa es No habla , video en el que Lucas se enfrenta a una réplica del Moisés, escultura de Miguel Ángel de la cual se dice su creador trató de traer a la vida dándole un martillazo en la rodilla y exigiéndole ¡Habla, perro! . Lucas arremete a martillazos contra la escultura, exigiéndole al dador de los Diez Mandamientos, que hable y que explique bien a bien qué le dijo Dios. Por supuesto, lo único que queda es un profeta demolido.

Así, para Lucas, no nos queda más remedio que ser libres. Ciudadanos, nada más. Ni nada menos.

[email protected]