Y la blockchain sigue dando noticias sobre nuevos tipos de NFT’s en subasta y posibles nuevas aplicaciones en distintos campos.

Apenas este martes trascendió que el Museo del Hermitage, en San Petersburgo, digitalizó y tokenizó distintas obras maestras de su colección, entre ellas de Da Vinci, Kandinsky y Monet, para subastarlas en agosto próximo a través de la plataforma de Binance NFT.

Aunque no es la primera vez que un museo centenario incursiona en el ecosistema crypto. En mayo pasado la Galería de los Uffizi, en Florencia, vendió una versión NFT de la pintura Tondo Doni, hecha por Miguel Ángel entre 1504 y 1506, por unos 170,000 dólares, como medida recuperación de los estragos de la pandemia.

En abril, el genetista, ingeniero molecular y profesor de Ciencias en Harvard y el Instituto Tecnológico de Massachusetts, George Church, sometió a subasta los derechos de propiedad de su ADN secuenciado. Más allá del hecho en sí, el acto ha puesto sobre la mesa una discusión pública sobre si existen criterios éticos para la protección de la privacidad de los códigos de las personas sometidas a pruebas genéticas y cómo la blockchain podría garantizar al menos la trazabilidad del uso de esta información privada.

Está cambiando la economía del mundo

Algo es seguro. La irrupción de esta nueva vía de comercio y estilo de vida está poniendo en perspectiva los modos de todo aquello que se intercambia, llámese información, dinero, arte u otros entes o servicios innumerables. Entonces, ¿la blockchain tiene el potencial a largo plazo como para cambiar la manera en la que opera el comercio internacional?

“La respuesta es sí”, dice tajante Luis Martínez, CEO de la compañía española Staxe, especializada en tokenización y mecenazgo a través de la blockchain, que este jueves 29 y mañana 30 de julio formará parte del encuentro Tecnología blockchain y NFT’s: Transformación de las industrias culturales, coordinado por el gestor cultural Alejandro Alonso Moro, que se transmitirá a través del canal de YouTube del Centro Cultural de España en México (CCEMx).

“Estamos en el curso de un cambio de paradigma económico completamente desconocido al que veníamos viendo”, añade Luis Martínez y se concentra en el tema de las industrias creativas. “Realmente lo que cambia aquí es que el creador tiene ahora la posibilidad de establecer sus propias reglas. Descentralizar implica que, por primera vez, el creador indica hacia dónde quiere llevar el valor que genera con su propio arte. Lo único que hay que hacer es llevar al artista a que sepa cómo manejar y configurar su propia economía. Esto rompe las cuatro paredes a las que estábamos acostumbrados. La blockchain tiene una potencia que todavía no descubrimos. Está cambiando la economía del mundo y bastante rápido”.

Redención de la propiedad en internet

A la par, El Economista conversa con Covadonga Fernández, fundadora del portal Blockchain Media y directora del Observatorio Blockchain, además co-coordinadora de contenidos del encuentro.

“Lo que hizo internet con su llegada es que tuvo la capacidad de reproducir todo hasta el infinito, con lo cual el autor perdió el derecho sobre el valor de su copia. Pero de alguna forma lo que hace la blockchain es devolvernos el derecho de esa copia. De ahí su gran importancia. Para mí la irrupción de los NFT en la vida, en la economía, es la concreción tecnológica más importante de la blockchain, precisamente porque los NFT permiten el título de propiedad en internet”.

Otra de las bondades de los NFT’s, precisa Covadonga Fernández, es que cualquier bien físico o virtual se puede convertir en un archivo digital y, por lo tanto, esto hace posible una “sociedad tokenizada”.

“Al final, cuando la tecnología evolucione y las blockchains puedan escalar, toda la economía podrá estar registrada en una de ellas. Eso es importante no solo para el ámbito de la cultura, aunque justo ahora es donde se están dando más aplicaciones, pero imagina que tienes un huerto de tomates, vas a poder subastarlos con un NFT”.

Sobre metaverso e identidades virtuales

El coordinador general del encuentro, Alejandro Alonso Moro, incluso va más allá: el ecosistema crypto está generando un metaverso y amplía: “una especie de Second Life que parece que en su momento no triunfó, pero ahora está reviviendo en otros formatos. Abre una oportunidad para temas como las identidades virtuales vinculadas a los derechos de autor”.

No obstante, apunta que es importante debatir sobre los efectos legales y los alcances de la regulación y legitimación de la propiedad intelectual en una blockchain, considerando que ahora mismo cualquiera puede tokenizar un objeto sin mecanismos fiables para demostrar su autoría en este ecosistema. Señala que este tema está dando sus primeros pasos.

“Ese es el punto en el que estamos: ¿qué posibilidades tengo si alguien me roba mi pieza o tokeniza algo que no es suyo? Ahí es donde entra la cuestión de la gobernanza interna de la blockchain. Es algo en lo que se está trabajando y legislando”.

Para seguir el encuentro:

Encuentro: Tecnología blockchain y NFT’s: Transformación de las industrias culturales

Del 28 al 29 de julio

YouTube: CCEMx

Será el primer evento virtual tokenizado por una institución cultural en México, por lo que permite el mecenazgo.

Cada una de las mesas:

  • 29 de julio10:00 a 13:00 hrs.
  • Introducción al evento tokenizado
  • Acercamiento a la tecnología blockchain
  • Identidad virtual vs. identidad física
  • Tokenización
  • NFT’s

30 de julio10:00 a 14:00 hrs.

  • Criptoarte
  • Crea tu NFT y conoce más sobre las plataformas, metaversos y otros mitos
  • Marcos regulatorios, derechos de autor y NFT’s
  • Mecenazgo y descentralización

ricardo.quiroga@eleconomista.mx