Con una banda tocando “El Sinaloense” de fondo y manifestantes haciendo sonar sus cacerolas, la Asamblea General del ENAH y simpatizantes del sector cultura llegaron esta madrugada a “la mañanera” del presidente Andrés Manuel López Obrador.  

Con la consigna ¡Hasta que la dignidad se haga costumbre!, los manifestantes alzaron sus mantas para exigir más presupuesto y atención para la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), además de otras demandas. “El día de hoy acudimos a la conferencia matutina en Palacio Nacional, a entregar la serie de demandas que como comunidad de la ENAH hemos demandado a distintas autoridades del sector cultural”. 

Foto EE: Cortesía / Twitter @YapagameINAH

De inmediato se dio lectura al documento que posteriormente sería entregado a la Oficina de la Presidencia en manos de Gabriel Mejía Pérez, enlace y representante. 

Dentro de los puntos más importantes se encuentran: Una propuesta de ruta de trabajo para solucionar las demandas históricas de la ENAH, “solicitamos la inmediata instalación de mesas de negociación interinstitucionales, las cuales estén integradas por autoridades con capacidad resolutiva de la Secretaría de Gobernación, Secretaría de Cultura (SC), Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Comisión de Cultura y Cinematografía de la Cámara de Diputados, el Instituto Nacional de Antropología e Historia y la Escuela Nacional de Antropología e Historia”. 

Que estas mesas no sean encabezadas por el director general del INAH, Diego Prieto, pues consideran que “sus promesas, demagogias y mentiras han sido suficiente para demostrarnos su falta de voluntad política e incompetencia institucional”. 

Anunciaron también que seguirán con su ruta de lucha y planes de acción para visibilizar este “antaño problema”, y manifestaron que tienen un dossier de documentos probatorios de todo lo aseverado, por ello solicitaron una respuesta en un plazo no mayor a 14 días hábiles (31 de enero de 2022), de lo contrario, y respetando el acuerdo de su última Asamblea General, emplazarán a huelga como último recurso para exigir la resolución de sus demandas.

nelly.toche@eleconomista.mx

kg