Los Ángeles California, EU. El fin de semana pasado, Alejandro Ramírez Magaña, director general de Cinépolis, y el cineasta Alejandro González Iñárritu, entre otras personalidades, inauguraron la sala número 3,000 de Cinépolis a nivel mundial en Estados Unidos.

Tal y como lo adelantó El Economista ( Cinépolis abrirá salas VIP en EU . 30 Mayo 2011) la cadena de cine se consolida en el mercado estadounidense con la apertura de su sala número 3,000 en el complejo Cinépolis Luxury Cinemas Westlake en Los Ángeles.

Haber alcanzado la cifra de 3,000 salas a nivel mundial constituye un logro muy importante en la historia de Cinépolis y para la industria cinematográfica de México. Hace 40 años, Cinépolis fue pionero en la exhibición de películas en el país, y hoy es referente en la industria a nivel internacional, hemos revolucionado al sector en México y lo seguiremos haciendo , dijo Alejandro Ramírez en la inauguración. En los últimos nueve años, Cinépolis pasó de 1,000 a 3,000 salas, consolidándose como la cadena cinematográfica más grande de América Latina y la cuarta a nivel mundial al atender anualmente a más de 130 millones de asistentes, después de la cadena Regal, AMC y Cinemark.

En Estados Unidos, Cinépolis ya tiene cinco complejos de cines VIP (Los Ángeles y Florida); los lujosos cines han sido bien recibidos por el público a pesar del alto costo del boleto que ronda los 18 dólares.

Para el cierre del año, la empresa espera abrir un nuevo complejo en Estados Unidos con ocho salas VIP. El proyecto de internacionalización de Cinépolis ha llevado a la compañía a incursionar en países como India, Brasil, Guatemala, Honduras, Costa Rica, El Salvador, Panamá, Colombia, Perú y Estados Unidos.

De la mano de su estrategia de expansión y crecimiento, Cinépolis también se posiciona como líder en materia de digitalización en América Latina, ya que para el 2013 el 100% de sus salas serán completamente digitales, con la mejor calidad en proyección y sonido a nivel mundial, así lo aseguran sus principales directivos.

El proceso de digitalización beneficiará al total de la industria, porque pasar del sistema analógico al digital abatirá los costos de producción.

En la actualidad, enviar un rollo de película para su exhibición cuesta en promedio unos 1,000 dólares, pero con el nuevo sistema el precio se reduce a 80 dólares, ya que sólo se trata del envió de un archivo digital.

edmundo.sanchez@eleconomista.mx