Está perfectamente documentado que en los tiempos de la Revolución (1910-1917), desde Zacatecas a Chihuahua, fueron seleccionadas, reclutadas y trasladadas a Ciudad Juárez unas 250 enanitas para servir como prostitutas entre los soldados: Así le gustaba a la soldadesca, les gustaban chiquitas , contó Felipe Cazals.

Se sabe también, por documentos, que era común en el norte de país que la gente común, incluidos los campesinos, fueran bilingües, aunque si bien no hablaban el inglés, sí lo entendían a la perfección, porque ganaderos estadounidenses vivían y trabajaban en la llamada zona fronteriza del norte.

En ese sentido, la película "Chicogrande", de Felipe Cazals, es lo más cercano a la verdad histórica, aunque no puede presumir de ser fiel a los hechos, porque las verdades absolutas no existen , advirtió el gran cineasta mexicano.

De lo que sí puede presumir el cineasta es que su nueva película está muy lejos de ser la versión oficial de la Revolución Mexicana, declaró el director.

"Chicogrande" se estrena el 28 de mayo con 60 copias en la ciudad de México, en promedio en unas 100 pantallas.

Es un enorme lanzamiento para una película de Cazals, quien siempre ha visto todo tipo de problemas para estrenar, como fue el caso de Las vueltas del citrillo, que tuvo que ser distribuida con menos de 10 copias por el propio actor protagónico, José María Yazpik, y en la cual todos perdieron dinero, director, productor y actores. La distribución de Chicogrande correrá a cargo de los propios productores.

Para esos menesteres Cazals siempre tiene una respuesta bajo la manga: Eso es asunto de los productores, yo hago la película y ya .

Es también la película más bonita de Cazals, visualmente hablando, la fotografía de Damián García sobre los paisajes de Durango son simplemente impresionantes. Lo requería el género, "Chicogrande" es un western y en ese sentido requería espacios abiertos; aunque también es un melodrama campirano , indicó.

Además es una película que juzga abiertamente el racismo de los mexicanos, de todos los mexicanos: porque los campesinos de Cazals realmente no entienden a los apaches, por ejemplo, hablando de la película.

Somos hipócritamente racistas, o nunca te ha pasado que te avienten la camioneta último modelo y luego la señora elegante te grite: pinche indio , declaró Cazals.

La película se basa en un argumento original del desaparecido escritor Ricardo Garibay, la historia parte de la llamada Expedición punitiva emprendida por el Ejército de Estados Unidos contra Doroteo Arango, mejor conocido como Pancho Villa, luego de que éste atacara la guarnición militar del pueblo estadounidense de Columbus, Nuevo México, el 9 de marzo de 1916.

La Expedición Punitiva , con el general John Joseph Pershing al frente de 10,000 soldados, penetró 600 kilómetros en territorio mexicano para intentar detener a Villa, pero fracasó en su intento por detener al guerrillero.

Pero Chicogrande no habla de Francisco Villa, interpretado por Alejandro Calva, sino del pueblo que era capaz de dar la vida por Villa , aclaró el cineasta.

Incluso la cinta habla del pueblo que estaba en contra de Villa. ¿Que por qué? Porque antes de Villa, como dice el Viejo Resendez, uno de los personajes en "Chicogrande", que había siembra, que había frijol, que había que comer, ¿ahora qué hay?

Felipe Cazals (Ghetary, Francia, 1937) pertenece a la generación de los llamados vacas sagradas del cine mexicano.

Es uno de los pocos veteranos que se encuentran en activo. Creo que filmando ahorita, nada más yo (Arturo Ripstein también) y Jorge Fons (en pleno rodaje de Expediente del atentado) , dijo.

Sobre los nuevos cineastas, declaró: Son el relevo generacional y exigen su lugar y su oportunidad, así fue con nosotros en los años, es ley de vida , expresó.

Sin embargo, pidió prudencia en los juicios sobre los nuevos directores: No se puede juzgar la obra de un cineasta hasta la tercera película , dijo.

jbadillo@eleconomista.com.mx