¿Porqué creo que este bistrot-pub-oyster-bar es único? Por muchas razones, entre ellas:

Bros abrió sus puertas hace 16 años, después de que su fundador co-propietario, Federico Noble, pasara largos meses dando los toques finales a la decoración llena de elementos de madera del comedor, y miles de detalles acogedores que al pasar de los años han adquirido una pátina y cachet inigualables.

Federico diseñó la carta original (formada por una veintena de platillos), que propiamente se ha conservado intacta, por las exigencias de su numerosa clientela habitual; si acaso en los últimos años se han agregado sugerencias del día, que generalmente son pescados y mariscos de temporada.

La operación del lugar (y su alma incuestionable), está a cargo de Dolores Lolis Herreras, quien actúa como copropietaria, gerente general, anfitriona, supervisora de compras y de cocina, amiga de todos los clientes habituales y en general apaga-incendios de las crisis que nunca faltan en negocios como este.

Recientemente se amplió el área del comedor con una terraza cubierta, para alojar a los fumadores y clientela en general que quisiera disfrutar del ambiente exterior, que prácticamente duplicó el número de asientos de los comensales.

En la cocina, desde su inicio (es esa época era sous-chef), colabora Fidel Hernández (con experiencia previa en el Picadilly Pub), que realmente se formó en este establecimiento, y ejerce su oficio con cariño y talento, impartiendo su sazón especial a los muchos platillos que salen de sus fogones.

El delicioso banquete que disfruté

La primera entrada, entre las sugerencias del día, las patitas de cangrejo de nieve (snow crab, queen crab o spider crab), importado de las gélidas aguas del Océano Ártico, Terranova o Groenlandia, que se hierve en agua salada y se acompaña con dos aderezos: mayonesa con un poco de ajo y salsa aurora (mezcla de mayonesa y catsup); estas patitas, de reciente presentación, han tenido gran éxito por su delicado sabor, la firmeza de su carne y la facilidad de su extracción del caparazón.

La segunda entrada, una especialidad de la casa que en pocos otros restaurantes se ofrece, los ostiones Rockefeller (creados en 1899 en Antoine's, de Nueva Orleans), que se preparan con el molusco bajacaliforniano en su concha, puré de espinacas, cebolla, mantequilla, crema, pan molido y queso parmesano, gratinados en el horno, un platillo con gran sabor y excelente presentación.

El primer platillo fuerte, sugerencia del día, la lubina blanca (D. Labrax) de Ensenada,B.C., traída fresca al restaurante, la cual disfruté ligeramente rebozada, para conservar el sabor delicado de su carne blanca y firme, servida con rodajas de jitomate fresco aliñado con vinagreta ligera.

El segundo platillo fuerte, otra especialidad clásica de la casa, el Prime Rib corte fino, de carne de res importada de los llanos de Wichita, EU, cocinado al término correcto, un poco rosado, acompañado con puré de papa con cebollín y queso manchego, y espinacas a la crema; se sirven dos aderezos, mostaza inglesa y horseradish (raíz fuerte).

Los postres, el famoso cheese cake con coulis de frambuesa y el panqué de almendra, esponjoso y delicado.

Bros Polanco

Dirección: Lope de Vega 226, Polanco.

Teléfono: 5250-1325.

[email protected]