Arabia Saudita ejecutó el sábado a 47 personas por "terrorismo", entre ellas al líder religioso chiita opositor Nimr Baqer al Nimr, lo que provocó indignación de esa comunidad religiosa en países vecinos e incluso amenazas de Irán.