A la fecha es bien sabido que el consumo de tabaco representa una amenaza potencial para la salud, ya que es el causante directo de padecimientos como cáncer de pulmón, infarto agudo al miocardio, enfermedades cerebrovasculares y Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, por mencionar algunas; sin embargo, sus efectos van todavía más lejos y están asociados al desarrollo o agravamiento de otras enfermedades.

En vísperas del Día Mundial sin Tabaco, a celebrarse el próximo 31 de mayo, especialistas en optometría hablaron de los efectos que el consumo del tabaco representa para la salud visual de millones de mexicanos. Está asociado al progreso acelerado de enfermedades como degeneración macular, cataratas y glaucoma, estas dos últimas identificadas entre las principales causas de ceguera en el país , explicaron los miembros del Consejo Optometría México AC.

Según la Organización Mundial de la Salud, el tabaco mata cada año a casi 6 millones de personas; de ellas, 5 millones son consumidores directos y más de 60,000 son no fumadores expuestos al humo ajeno.

Casi 80% de los más de 1,000 millones de fumadores a nivel mundial vive en países de ingresos bajos o medios, donde las cargas de morbilidad y mortalidad asociadas al tabaco son mayores.

En México, según la Encuesta Nacional de Adicciones 2011, la prevalencia de consumo de tabaco es de 21.7%, correspondiente a 17.3 millones de fumadores activos entre los 12 y 65 años, además de 12.5 millones de no fumadores expuestos al humo de tabaco ambiental.

Nancy Espíndola Romero, licenciada en optometría, asegura que los efectos secundarios no mortales tienen gran implicación en la calidad de vida de las personas. Los trastornos y enfermedades oculares son uno de ellos (...)Por el alto contenido de sustancias tóxicas que liberan en el torrente sanguíneo de quienes fuman y de los componentes del humo que afecta a quienes les rodean (nicotina, alquitrán, formaldehído, amoniaco, sulfuro de hidrógeno, entre otros) .

Otros padecimientos

La especialista aseguró que existen enfermedades de la vista que se van a empeorar por el uso del tabaco, por ejemplo:

Cataratas. Sabemos que en algún momento por la edad se va a presentar, pero si fumo tengo cuatro veces más probabilidad de padecerlo más joven, pues altera la estructura de mi cristalino, lo cual va a hacer que se quiten cinco años de uso de mi propio cristalino .

Retinopatía diabética. Ésa se presenta si no se tiene un buen cuidado de la diabetes o un diabético a largo plazo, pero si soy fumador, en lugar de tardar 20 años en tener este padecimiento, voy a tardar cinco, aun con los cuidados de un diabético .

Glaucoma. Las personas que lo padecen y son fumadoras provocan que la presión altere el nervio óptico y es más probable que se pierda la visión más rápido que si solamente fuera la degeneración del nervio por la enfermedad.

El ojo seco. Es uno de los padecimientos más comunes asociados a fumadores. Es el mal que más notan los pacientes y más refieren, parecería increíble, pero también puede llegar a ser discapacitante. Hay personas que no producen lágrimas o sus lágrimas son de tan mala calidad que no pueden estar frente a un monitor .

Fumar o estar cerca de quienes lo hacen aumenta la propensión a sentir los ojos ásperos, así como a sufrir ardor, picazón y enrojecimiento. Para las mujeres embarazadas se aumenta el riesgo hasta cinco veces de que los bebés puedan tener una meningitis bacteriana después del nacimiento, además de problemas oculares como infecciones o problemas de visión; en pocas palabras, podríamos decir que, si mi mamá fuma, yo fumo. Esto también aumenta el riesgo de nacimiento prematuro, o que desarrolle retinopatía, es decir, presentará baja visión profunda o ceguera.

nelly.toche@eleconomista.mx