Emprendedores del Instituto Politécnico Nacional (IPN) diseñaron un dispositivo biónico llamado Inergia, que transforma la energía producida por la rodilla al momento de caminar en un cargador para dispositivos electrónicos.

Consiste en un sistema electromecánico, similar a una rodillera que se adapta a la articulación por medio de dos bandas que se ajustan a la pierna. Capta la energía cinética generada por el cuerpo humano, la cual se almacena y reutiliza para recargar smartphones, tablets, entre otros, indicó Alexis Omar Reyna Soto, estudiante de cuarto semestre de la carrera de Ingeniería en Control y Automatización, de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (ESIME) del IPN.

Tan sólo con realizar una caminata, trasladarse de un lugar a otro, o estar en constante movimiento, puede cargarse un smartphone en cuatro horas aproximadamente; sin embargo, cuando una persona realiza actividad física constante, la carga se reduce a dos horas.

El proyecto denominado Inergia fue desarrollado por Andrés Aharhel Mercado Velázquez y Gerardo Aldair Jiménez González, del cuarto semestre de la carrera de Ingeniería en Comunicaciones y Electrónica; Alexis Omar Reyna Soto, estudiante de Ingeniería en Control y Automatización, y Lizeth Rocío Fuentes Cervantes, egresada de la Escuela Superior de Comercio y Administración (ESCA).

La intención era desarrollar un producto funcional, pensamos en algo que nos gustaría usar y que corrigiera algún problema o necesidad, como el consumo de electricidad proveniente de recursos no renovables, por ello la idea de aprovechar la energía que el cuerpo produce día a día y que se desaprovecha , refirió Reyna Soto.

El cuerpo humano cuenta con articulaciones que desprenden energía, la cual es absorbida por los cartílagos, pero mucha de ella se desperdicia. Después de una ardua investigación se decidió colocar el dispositivo en la rodilla porque en esta articulación existe un torque (efecto de giro) que da la fuerza necesaria para generar electricidad.

Para los jóvenes creadores el llevar a la par los estudios de ingeniería y el desarrollo del proyecto ha sido un reto. Tenemos que medir muy bien nuestros tiempos, estar organizados y enfocados a nuestros objetivos , relató Reyna Soto.

La innovación

El prototipo es amigable con el cuerpo y pesa menos de 200 gramos; por ello, las articulaciones no se ven afectadas. Es muy cómodo el poder caminar, sentar, agacharse e hincarse. Nosotros pretendemos reducir el tamaño y tener un mejor diseño, con ello sería viable traerlo todo el día hasta llegar al punto de no sentirlo .

El interior está conformado por una bobina y un sistema de engranajes que transmite el movimiento rotatorio de la rodilla a circuitos que permiten la manipulación de la corriente eléctrica.

Además, cuenta con una batería donde se almacena la energía que se produce al caminar, una vez que este sistema de almacenamiento está al máximo puede extraerse y conectar el aparato tecnológico deseado para cargar.

También existe la posibilidad de cargar el dispositivo mientras caminas, tan sólo es necesario conectarlo a uno de los puertos USB adaptado.

El proyecto obtuvo en octubre de 2015 el tercer lugar en la Feria Tecnológica 2015 realizada en São Paulo, Brasil, y fue finalista de la convocatoria Atrévete a Emprender CDMX, concurso que les ha brindado un modelo de negocio .