Los gritos retumban desde las escaleras y por el pasillo, detrás de una puerta con una maraña de cables azules que corren por debajo del piso. “¡Ácábalo!... ¡Uno contra uno!... ¡Eso es 80! ¡90!... ¡Vamos!”. Momentos después, dos adolescentes rubios salen de sus habitaciones con rostros enrojecidos, frentes brillantes y sonrisas cómplices. En una casa alquilada en Monroe, Georgia, a miles de kilómetros de sus hogares, este dúo ha calificado para competir por un premio de 30 millones de dólares. Con bolsas de sobras de pollo frito de Chick-fil-A esparcidas, los compañeros de equipo se unen, su sueño está a su alcance. “¡Te voy a dar un abrazo, man!”.

Los adolescentes Hayden “Elevate” Krueger, de 17 años, y Davis “Ceice” McClellan, de 18, son jugadores de élite Fortnite, sumamente hábiles para construir rápido y matar más rápido. Los jóvenes han sido reclutados y patrocinados por la organización de eSports 100 Thieves, y de repente se encuentran en una salvaje trayectoria de la casa de sus papás a este campo de entrenamiento cerca de Atlanta, para la inauguración de la final de la Copa Mundial de Fortnite que se llevará a cabo este domingo 28 de julio en el estadio Arthur Ashe Stadium, que alberga a más de 23,000 espectadores en Nueva York. Sobre la cancha principal del U.S. Open de tenis, los jóvenes pelearán por una porción del mayor pozo de premios en la historia de los eSports, uno que eclipsa a torneos deportivos como el Masters o la Copa Mundial de Cricket.

El videojuego más popular del mundo ha tenido un rápido y sorprendente éxito, uno que ha trascendido del mero entretenimiento en el hogar para ascender a los planos más altos de la cultura pop, aquellos poblados por atletas superestrellas y cantantes superfamosos. Pero a pesar de que el juego se ha vuelto tan grande, su nombre ha salido de la lengua de todos, desde ejecutivos de Netflix hasta educadores amargados; su incipiente escena competitiva ha sido volátil, impredecible y enloquecedora como su característica tormenta. Y con el advenimiento de la Copa Mundial de Fortnite, la desarrolladora del juego, Epic Games, ha creado una especie de pararrayos gigantesco que ha atraído a jugadores de todo el mundo, ha llamado la atención de los medios y ha causado buena controversia.

Fortnite es un fenómeno internacional porque cualquiera puede saltar a un mundo virtual, crear algo de la nada, aliarse con amigos, demoler enemigos y nunca saber qué traerá el siguiente escenario. El misterio ha alimentado la intriga del juego gratuito ya que su campo de batalla —una isla fantástica cuya área de juego se encoge dentro del ojo de una tormenta que se derrumba— ha evolucionado continuamente, proporcionado nuevos desafíos y requiriendo que su base de jugadores adapte sus estilos de acuerdo al escenario. Algunos elementos de la configuración del juego han sido alterados radicalmente entre las rondas de competencia de la Copa Mundial, algo antiético entre los jugadores tradicionales, que mantiene a los jugadores en alerta o fuera de su zona de confort, dependiendo de su capacidad de adaptación. Para un evento con tanto dinero en juego como la Copa Mundial de Fortnite, parece haber una cantidad inusual de ajustes sobre la marcha, al menos para aquellos que están acostumbrados a competencias deportivas tradicionales.

Dadas las condiciones, parece apropiado que la primera Copa Mundial de Fortnite haya dado como resultado que un apresurado equipo aterrizara en una casa rentada mientras las apuestas siguen subiendo y la competencia se pone más feroz. A muchos de estos jugadores les encanta mover el pozo a través de sus redes sociales o transmisiones en Twitch o YouTube, pero está claro que en este caso el premio de 30 millones los ha alborotado.

El dúo clasificado de 100 Thieves es un contraste: Krueger es ingenioso y visiblemente competitivo. Su habitación estaba repleta de latas de Red Bull. (Su sobrenombre solía ser “Pasta de Dientes” porque su padre es un dentista). “Yo era ese niño en la Liga Infantil que gritaba cuando otros niños estaban en el jardín recogiendo margaritas”, bromea Krueger.

McClellan tiene una precisión de láser y es conciso. Su habitación era espartana. “Si puedes tener esa mente analítica, puedes construir cosas, puedes crear cosas”, dice. “Así es como puedes ganar”.

La final enfrentará a 100 jugadores en un combate a muerte en solitario (con seis partidas para determinar el ganador), con otra competencia de 50 equipos de dobles. McClellan calificó tanto en solitario como en pareja. Será un favorito en Nueva York. “Son 30 millones de dólares”, dijo. “Cambiaría la vida de cualquiera”. Cuando se le preguntó qué haría con millones en premios, McClellan dijo: “Gastarlo todo”.

Una bolsa descomunal

¿Qué sucede cuando un torneo de videojuegos promete ese tipo de premios? Bueno, en este caso ha habido un engañoso dilema y un resentimiento por los supuestos conspiradores que califican para la final a pesar de sus transgresiones. (Es una “patada en las pelotas”, tuiteó un jugador indignado). También ha habido jugadores que cambian lugares y lealtades en un esfuerzo por llegar a la final de Nueva York. Epic, el creador del juego y el torneo, le ha agregado al drama un cambio inesperado en los requisitos de edad a unas cuantas semanas previas del inicio de las clasificaciones. Luego están los cambios dentro del juego durante el torneo, incluida la introducción de dinámicas completamente nuevas como ataques aéreos (agregadas unas semanas antes de la final).

Ningún competidor se está quejando con tanto ruido cuando el dinero es tan sorprendente. Después de todo, la vibra de Fortnite —y gran parte de su éxito— es que nada es constante, desde las armas hasta las temporadas. Epic aún no ha hecho ningún anuncio sobre si habrá otra Copa Mundial de Fortnite y se negó a comentar cuando se le preguntó si había considerado nuevos formatos o torneos futuros.

“No tenemos idea de lo que Fortnite ha planeado después de esto”, dice Eric Sanders, quien reclutó y administra al equipo instalado temporalmente en Georgia para 100 Thieves. “Estamos listos para ser reactivos. (Epic es) muy diferente en el sentido de que con otros deportes tienes al menos un plan de seis meses. Aquí son seis meses que están por confirmarse”.

Pero las recompensas potenciales parecen hacer que los dolores de cabeza sean tolerables. Sanders, quien también era jugador (su apodo de “Muddawg” es una antigua cuenta de AOL, un operador de la primera época de Internet), tuvo que luchar para encontrar una casa amueblada con una conexión rápida a Internet durante 75 días durante el periodo de calificación de verano de la Copa Mundial de Fortnite. “Busqué cinco propiedades diferentes”, dijo. “El Internet es lo que realmente importa” para eliminar cualquier tipo de retraso entre las entradas de un jugador y cuando se registran en la pantalla. “No importa si tenemos que sacrificar un viaje más largo en Uber (hacia y desde la ciudad), el juego es la prioridad”.

Fortnite ha sido una prioridad tanto para los equipos como para los jugadores desde el anuncio de la Copa del Mundo en febrero y los 100 millones de dólares en premios que Epic repartirá a los ganadores desde el inicio del proceso de calificación hasta la final. La velocidad y la dedicación eran virtudes preciadas.

“Pasé los primeros tres meses aprendiendo el juego y conociendo a los jugadores. Aprendiendo todo”, dijo Sanders sobre su incursión inicial como el jefe de operaciones de 100 Thieves. Sanders también tuvo que buscar rápidamente a la combinación correcta de jugadores para luchar contra la gran variedad de competidores de renombre.

Los signos del dólar ayudaron al pitch de reclutamiento. Los padres que pudieron haberse negado a apoyar el camino inusual del otrora gamer de repente tienen un poco más la mente abierta. “Antes no pensaron que era lo mejor”, dijo Gabriel “Kyzui” Harlos, de 16 años, quien dejó su hogar en Sacramento para entrenar en Georgia. “Pero una vez que vieron cuánto dinero había de por medio comenzaron a comprender”.

Krueger recibió la ayuda de su hermano mayor, un ex jugador de StarCraft que convenció a sus padres de que había un futuro real en Fortnite para su hermano menor. “En agosto, cuando les dije a mis padres que quería hacer esto, estaba ansioso por seguir la ruta tradicional e ir a la universidad”, dijo Krueger. “Había demasiado estrés. Quería hacer esto. Este es el sueño, la vida que quería”.

Krueger y los otros que están dentro de la casa de 100 Thieves en Georgia practican a todas horas, haciendo pausas para ordenar Chick-fil-A o devorar frituras Totino’s (un patrocinador del equipo). Hay algunos ojos rojos en la casa. Las aventuras fuera de casa son muy raras, y de cualquier manera no hay mucho que hacer en Monroe. El equipo de 100 Thieves tiene un anfitrión que vive aquí, tanto para asistir a los jugadores como para calmar las preocupaciones de los padres, pero no hay mucho que pueda hacer. Si las tres líneas de cables están en funcionamiento, realmente no tiene que estar.

“Despertar, tomar una ducha, pasar el día jugando”, dijo Gabriel “Kyzui” Harlos. “De eso se trata todo”.

Cualquier cosa menos que un total compromiso podría costarle a un jugador su lugar en el campo final. En un último esfuerzo por llegar a la última semana de clasificación, Alex “Fiber” Bonetello, de 19 años, y su compañero de dúo en Team Liquid decidieron separarse.

“Tuve un antiguo socio por casi un año, pero decidimos separarnos para la última semana de la Copa del Mundo de Fortnite”, dijo Bonetello. “Realmente no estaba muy concentrado, y eso afectó la forma en que jugaba. Él no quería practicar realmente”.

El equipo también llevó a Bonetello a Washington para que pudiera competir con una conexión a Internet sin retrasos. A pesar de que finalmente no alcanzó la calificación, el equipo lo vio como un gasto que valió la pena para darle a su jugador la mejor oportunidad posible.

Otros adoptaron tácticas más dudosas.

Una persecución de dinero como esta rara vez termina sin controversias. La primera ronda de juego Fortnite competitivo de Epic, el año pasado, se vio empañada por trampas o piratas informáticos que utilizaron modificaciones ilegales para mejorar su puntería. Desde el principio, la competencia de la Copa Mundial de Fortnite estuvo asediada por jugadores dispuestos a hacer trampa para ganar en grande. Epic suspendió a más de 1,000 jugadores, incluidos 196 ganadores de premios, que posteriormente fueron despojados de sus ganancias. (También hubo una descalificación luego de que un jugador mintió sobre su edad). El formato para avanzar, que consiste en eliminar a los oponentes y las mejores posiciones en el juego de supervivencia —o Battle Royal Survival—, ha demostrado ser vulnerable a los timadores que se coordinaron con los competidores de la Copa Mundial de Fortnite, dejándose matar para aumentar las estadísticas de los clasificados.

Epic suspendió a una pareja que juega bajo los nombres “Xxif” y “Ronaldo” cuando halló evidencia que sugiere que el tándem estaba involucrado en esa táctica. Pero la prohibición duró solo dos semanas, la pareja regresó del castigo y de todos modos clasificó, ganando 50,000 dólares para asegurarse un lugar en las finales. Bonetello cree que Xxif “debería haber sido prohibido para siempre”.

“Si le das una prohibición de dos semanas no creo que sea suficiente”, dijo. “Él engañó a la gente, por lo que debería haber sido expulsado por más tiempo”. Si Xxif y Ronaldo ganan algo de dinero en la final, ese escándalo puede opacar a todo el evento. Ni Xxif ni Epic respondieron a repetidas solicitudes de comentarios.

Compitiendo contra la pareja, y un grupo de otros 49 equipos finalistas en la división de dúos, estarán Krueger y McClellan. Sin embargo, ese campo no incluirá a sus compañeros de casa Kyzui y Maurilio “Blind” Gramajo. Ellos permanecerán en el equipo pero no pudieron clasificarse para la Copa del Mundo de Fortnite. En cuanto al equipo, se movilizó rápidamente para reforzar sus filas, ya que 100 Thieves firmaron otros dos clasificados, incluido un joven de 15 años con el nombre de “Arkhram”.

Solo unos minutos después de terminar primero, Krueger y McClellan se sentaron en el sofá de la sala en su casa de Monroe, Georgia, por un largo rato, revisando sus teléfonos. Regresaron a las habitaciones y luego a la gran ciudad, dejando atrás la casa y su larga maraña de cables. Para cuando todos comiencen en Nueva York, Fortnite habrá agregado sus ataques aéreos y los ataques llegarán desde aún más direcciones.

Como en el juego en sí, el refugio es temporal, el escenario cambia y nadie sabe exactamente qué vendrá después.

Traducción: Antonio Becerril.