Durante 2019, el monto total de las transacciones de capital de riesgo en territorio mexicano y desde el extranjero alcanzó 1,914 millones de dólares, lo que supuso un crecimiento de 261.4% respecto del 2018, una cifra nunca antes vista en el mercado del Venture Capital en México. Además de la compra de Cornershop por parte de Uber y de la inversión de SoftBank y otros fondos en la fintech Konfío, una de las mayores transacciones del 2019 fue en la que el neobanco Albo recibió 19 millones de dólares por parte de Valar Ventures, Flourish VC y Mountain Nazca. 

La mayoría de las 85 transacciones de este tipo que se realizaron en 2019 se orientaron a empresas de internet y tecnología, una de las verticales en la que se enfocan los administradores de Mountain Nazca, un fondo de capital semilla nacido en Chile que se ha especializado en las startups latinoamericanas y en especial, en las mexicanas. 

Entre las más de 30 empresas que Mountain Nazca cuenta en los portafolios de los dos fondos que administra se encuentran, además de Albo, la empresa de transporte colectivo privado Urvan; los comercios electrónicos YEMA y Jüsto; la tienda de venta de anteojos de diseño a domicilio Ben & Frank y la de venta de colchones por internet Luuna

Recientemente, el fondo dirigido por Héctor Sepúlveda y Jaime Zunzunegui anunció su desinversión de la startup de venta de autos seminuevos Kavak a través de la venta al corporativo japonés SoftBank, lo que permitió al fondo multiplicar su inversión y entregar rendimientos muy superiores a sus inversionistas.

En entrevista con El Economista, Sepúlveda y Zunzunegui hablan sobre la estrategia que está siguiendo el fondo para acompañar a las empresas de su portafolio a transitar por la crisis económica que ha generado la emergencia sanitaria provocada por la pandemia de Covid-19 y sobre cómo creen que operará el mercado del capital de riesgo en lo que resta del 2020.      

—¿Cómo ven el panorama de las inversiones de capital de riesgo en lo que resta del 2020?

—Héctor Sepúlveda (HS): Nadie sabe hacia dónde se están moviendo este tipo de cosas. Somos optimistas y el Venture Capital siempre ha sido contracíclico. En este caso es diferente, porque es algo que nunca había sucedido y queremos ver qué tan contracíclico sigue siendo. Definitivamente las empresas están siendo afectadas, pero aquellas que tienen capital, que en nuestro caso son casi todas, están teniendo lo suficiente para aguantar e inclusive para tomar ventajas considerables en estos momentos.     

—Jaime Zunzunegui (JZ): Hay fondos que todavía tienen capital para seguir invirtiendo. No es mucho, pero es suficiente para dos cosas: para dar seguimiento y apoyo a las empresas que ya tienen en sus portafolios. En este momento, nosotros nos encontramos evaluando dentro del portafolio qué necesidades van a tener y eso puede ajustar la estrategia en cuanto a qué número de empresas nuevas apoyes; aunque también creo que tienen algo de recursos para poder hacer inversiones nuevas. 

Algo muy importante es que todos los fondos honren los compromisos que hoy tienen. Lo que es muy mala noticia es que hayas establecido un compromiso y que de repente te digan que no hay recursos. Eso es algo de lo peor que puede pasar en el Venture Capital.

En su portafolio tienen a empresas de comercio electrónico, como YEMA o Jüsto, o a fintechs, como Albo, pero también tienen a otras que son más dependientes del comercio físico, como Luuna o Urvan. 

—¿Cuál es la estrategia para atender a todas?

—JZ: YEMA y Jüsto están teniendo números muy por arriba de las expectativas, pero Luuna y Urvan también están buscando alternativas. Por ejemplo, una tercera parte de las camionetas que Urvan tenía destinadas a transportar pasajeros están operando en soluciones para negocios Business to Business (B2B) y creemos que puede llegar a dos terceras partes de la capacidad instalada que tenían. También están tratando de respetar los puestos de trabajo, aunque varios de los emprendedores se están reduciendo los sueldos voluntariamente para extender su runway, es decir el tiempo que pueden operar sin percibir recursos. 

En  el caso de Luuna, han sido capaces de remplazar el negocio de Business to Client (B2C) por uno de Business to Business (B2B). Ya tienen algunos puntos de venta abiertos y han sido capaces de remplazar con transacciones de volumen relevantes con márgenes más bajos. Además de que han hecho negocios importantes con plataformas como Mercado Libre y Amazon, entre otras. No van a cumplir el plan de crecimiento tan agresivo que habían proyectado, pero será al mismo tiempo superior al de 2019.

—HS: La estrategia que estamos usando en el interior del fondo es observar cómo les afecta el problema al desempeño de la empresa y la otra es cuánta liquidez tiene cada una. En este sentido, a nivel institucional, a nivel de fondos globales, hay un estándar bastante claro: si tú tienes empresas con un runway mayor a 12 meses, ahí no va a haber ajuste de valor. Si tienes empresas con menos de 12 meses de runway, se empieza a ajustar el valor hacia abajo, incluso de manera agresiva si tienes menos de seis malos.

Lo que hicimos fue preguntarles a las empresas su runway bajo un escenario muy negativo. Al ver ese runway, de las más 30 empresas  que tenemos en los portafolios de los dos fondos que administramos, detectamos dos que tenían liquidez para aguantar menos de seis meses y una era Luuna. Lo que hicimos fue armar rondas de financiamiento específicas y que la empresa refleje el valor ajustado que tiene, pero sin dar valuaciones muy tiradas al piso.           

—El 2019 terminó a tope en cuestión de Venture Capital en México y el 2020 empezó igual, ¿ven en este año nuevas salidas de este tamaño?

—JZ: La transformación digital es una realidad. Sigue habiendo apetito. Nosotros somos un early stage VC o capital semilla, luego vienen los later stage VC y ellos siguen viendo operaciones. 

SoftBank sigue muy activo en la región, ha honrado todos sus compromisos en América Latina y eso es un motor importante, pero no es el único. La venta de Kavak fue con tres fondos: SoftBank, General Atlantic y GreenOaks Capital, un fondo de Silicon Valley. 

Vemos más apetito por parte de los fondos extranjeros, que ya han visto transformaciones digitales en otras economías, incluyendo Brasil, que los mexicanos y esa es nuestra base principal de inversionistas.

El año pasado, las fintech fueron muy importantes para el crecimiento del capital de riesgo. En 2014, el Venture Capital era de menos de 20 millones de dólares y en 2019, están muy cercanas a los 800 millones de dólares. Lo que ha pasado en otras economías cuando hay crisis es que esto continúa y se acelera. Sí estamos viendo un ajuste en valuaciones, pero no vemos que esto vaya a parar.

—HS: Vamos a ver consolidaciones en el mercado. Ya están pasando. Las empresas que más liquidez tienen o aquellas que tienen el respaldo de grandes inversionistas van a estar en una posición privilegiada en camino a la consolidación. Nosotros estamos viendo tres casos de consolidación en nuestro portafolio y cuando sucedan los anunciaremos.

[email protected]