Tras el lanzamiento de Experiences en noviembre del año pasado, Airbnb anunció que este servicio estará disponible en la ciudad de México el próximo verano.

Con esta alternativa, Airbnb quiere que los usuarios de la plataforma puedan conectarse con gente local para conocer rincones, realizar actividades y vivir experiencias particulares que no ofrecen las agencias de viajes con ofertas turísticas tradicionales, una suerte del "Lado B" de las ciudades.

Christopher Lehane, líder global de Políticas y Asuntos Públicos de Airbnb, asegura que desde su lanzamiento hasta la fecha, Experiences ya ofrece 800 opciones en 19 ciudades. Pero este es sólo un paso de su evolución.

En entrevista con El Economista, Lehane detalla que este lanzamiento es parte del camino hacia su objetivo de transformar Airbnb en una plataforma que conecte de "extremo a extremo" a los viajeros, donde puedan encontrar desde transportación a su llegada, pasando por hospedaje, experiencias y recorridos, hasta restaurantes y lugares de diversión.

El camino, asegura, persigue una misión: democratizar los beneficios de una industria boyante como es la turística, con una fuerte apuesta hacia el mercado mexicano.

"Si ves históricamente, diferentes plataformas han sido exitosas en términos de uso por los consumidores: Facebook para información, Google para búsquedas, Amazon para compras, Apple para entretenimiento, música y contenido. Creo que estamos buscamos ser una plataforma que haga los viajes más fáciles, pero también en lugares que son mágicos para nosotros", dijo.

NOTICIA: Airbnb agrega paseos y actividades de viaje a su oferta turística

"Y la magia para nosotros es conectar a la gente entonces sí, buscamos evolucionar en una plataforma de extremo a extremo pero nuestra red sea una red de individuos y no concentrar la economía en nosotros", agregó.

Paso firme hacia México

Ha pasado casi una década desde el lanzamiento de Airbnb en el 2008 en San Francisco. La startup que empezó como una plataforma que conecta a propietarios de inmuebles con personas que buscan alojamiento se ha convertido en un emblema de la llamada "economía colaborativa" junto con Kickstarter, para el financiamiento colectivo, o Uber para la transportación.

El crecimiento ha sido exponencial. De los 21,000 usuarios que en el 2009 se hospedaron en casas o departamentos privados, en lugar de hoteles y hostales, pasó a los 80 millones en el 2016. Actualmente opera en 65,000 ciudades de 190 países, donde México se ha convertido en un lugar estratégico.

"Es un país donde existe un mercado tremendo pero con infinidad de posibilidades. En América Latina, hemos identificado varias ubicaciones para instalar oficinas, una es Río (de Janeiro) y la otra es la ciudad de México. Eso refleja el hecho de que consideramos como de los más importantes mercados en el mundo para nosotros", aseguró.

NOTICIA: Airbnb obtiene financiamiento de 1,000 mdd

Con la apertura de estas oficinas, México se convertirá en el segundo país de América Latina donde la firma estableció una sede física, después de Brasil.

En el 2015, las propiedades enlistadas en Airbnb en México sumaron unas 25,000, cifra que aumentó hasta las 62,000 actualmente, lo que ha representado un crecimiento acumulado de 114% anual. El número de viajeros que se hospedaron en el país a través de Airbnb sumó 974,000, y los que salieron de México a otra ciudad en el extranjero superó el millón en el 2016.

Regulación para un mundo abierto

Durante su visita a la ciudad de México, Lehane también sostuvo reuniones con representantes del gobierno tanto de la ciudad de México como a nivel federal.

El objetivo es cooperar en el desarrollo de una regulación que sea benéfica tanto para las plataformas colaborativas en el sector turístico, como para los gobiernos. Y el mensaje del directivo es claro: "Nosotros sí queremos pagar impuestos".

"México es de esos lugares que tienen un impuesto para hoteles y establecimientos turísticos (Impuesto Sobre Hospedaje de 3% por habitación, por noche) y eso no necesariamente significa que es fácil por lo que queremos trabajar con el gobierno, y lo hemos hecho en varios lugares del mundo", reconoció.

Las reuniones se enmarcan en las intenciones del gobierno capitalino por empezar a cobrar el Impuesto Sobre Hospedaje a las propiedades listadas en plataformas como Airbnb.

El modelo que propone la firma la llama "Acuerdo de recolección voluntaria" donde las autoridades facultan a la empresa a recolectar este impuesto, que es cargado al viajero que paga por hospedaje.

"Queremos trabajar con los gobiernos y esperamos crear un modelo que sirva para otros. Trabajando juntos, se creará un escenario ganar-ganar, generando mayor dinamismo económico e ingresos adicionales para la gente; generando más turismo y demostrando que México es un líder en el mundo", señaló.

NOTICIA: Uber y Airbnb impulsaron el comercio electrónico en México

Lehane reconoce que existen las resistencias de sectores tradicionales como el hotelero, pero considera que el mercado es bastante amplio para todos los jugadores; pero en el centro del debate coloca al trabajo en conjunto que permita una mayor apertura, sobre todo en tiempos donde Estados Unidos se ha acobijado en el proteccionismo económico, la xenofobia y las barreras para los flujos económicos y sociales.

"Lo más importante es que trabajemos todos los que creemos en una sociedad abierta, para aquellos que vivimos en un mundo sin fronteras, sin muros, sin puertas cerradas y sin barreras", agregó.

julio.sanchez@eleconomista.mx

abr