Irán sufrió el sábado 8 de febrero un ciberataque que fue corto y pudo ser abortado, aunque alteró durante una hora las conexiones de algunos proveedores de internet, indicó un responsable del ministerio de Telecomunicaciones en Teherán.

"A las 11H44 (08H14 GMT), un ataque perturbó los servicios de internet de algunos proveedores durante una hora", dijo Sajad Bonabi, en un mensaje en la red social Twitter.

Sajad Bonabi no dio detalles sobre el origen de este ataque, que consiste en inundar el servidor con solicitudes diversas para sobrecargarlo y no dejarle operar.

"Las conexiones volvieron a la normalidad después de que interviniera el escudo (digital) Dejfa", añadió.

La ONG NetBlocks, que vigila la libertad de acceso a internet confirmó que había habido problemas de conexión a internet y que se trató de una disfunción "dirigida".

En diciembre, Teherán anunció que había logrado abortar un "ciberataque muy organizado", que tuvo por blanco las "infraestructuras de servicios públicos en internet". En aquel entonces, el ministro de Telecomunicaciones, Mohammad Javad Azari Jahromi, explicó que se trataba de un ataque "masivo" y "apoyado por un Estado".

A finales de septiembre, el sector petrolero iraní estuvo en alerta máxima por amenazas de ataques "materiales o cibernéticos".

kg