Todos buscan una oportunidad para continuar innovando: desarrolladores de prototipos como un brazo biónico, un mouse para minusválidos, sistemas para la construcción o fórmulas para evitar la caída del cabello.

Curiosos, los visitantes a Expo Ingenio, Innovación y Negocios, que concluye este jueves, preguntan por el costo de adquirir uno de los más de cien productos mostrados. La sorpresa es que no es una feria tradicional para vender: uno de sus objetivos es atraer inversionistas que apuesten a estos inventos para concretar su desarrollo.

Muchos se acercan a preguntar por costo del producto terminado, pero cuando les explicas que está en desarrollo y que si quieren entrarle al negocio hay que invertirle ahorita, se van. Te dicen: ‘Me hablas cuando los tengas terminado’ , dice Carlos Cano Chabolla, director de Industrias Decano.

Cano desarrolló un tope inteligente , en dos versiones: uno totalmente mecánico y otro electromecánico, que se mantiene plano cuando el conductor respeta el máximo de velocidad y se levanta cuando el vehículo va más rápido de lo permitido por el reglamento.

Su desarrollo no ha tenido el éxito que esperaba, principalmente por la dificultad de acceder a los recursos públicos y privados.

Por parte del gobierno hemos pedido y nos han rechazado el proyecto. Lo presentamos a una convocatoria del Consejo Mexicano de Ciencia y Tecnología del Edomex (…) Lo evaluaron pero no lo aprobaron porque ahorita no están invirtiendo en eso , comenta Cano.

Tanto el gobierno como los inversionistas privados manifiestan que uno de los impedimentos principales para otorgar recursos es la falta de profesionalización en el área de negocios de los desarrolladores y la falta de un plan estratégico que demuestre la viabilidad como negocio.

La innovación tiene que ser segura, eficaz y económica. Y los fondos somos muy exigentes , reconoce Alonso Díaz Etienne, presidente del comité de Venture Capital de la Asociación Mexicana de Capital Privado (Amexcap). Los desarrolladores llevan prácticas deficientes, no tienen buena generación de información para tomar las decisiones .

Y es que de los 130 proyectos que en promedio llegan al año a la Amexcap en busca de inversiones, sólo 2 o 3 logran atraer fondos.

Camilo Valencia, consultor externo del organismo, asegura que incluso la mayoría de los proyectos que llegaron al Centro México Emprende, dentro de Expo Ingenio, carecen de una estrategia que demuestre su viabilidad y rentabilidad.

Pero Carlos Cano asegura que es muy difícil obtener recursos públicos a pesar de que el desarrollo de su plan de negocio fue elaborado cuidadosamente y con ayuda de expertos.

La parte financiera la hizo un ingeniero que tiene doctorado en finanzas en Estados Unidos y lo validamos con consultores externos. Lo presentamos (al gobierno) y lo que nos contestaron es que les hacía mucho ruido. Decía 'No aprobado por el comité técnico' , explica.

Por su experiencia, Ricardo Saucedo, presidente y director de Solace Labs, afirma que existe poca apuesta de riesgo por parte del sector público. Esta firma desarrolladora de software, aplicaciones y sistemas tecnológicos para minería y construcción, logró obtener apoyos de gobierno cuando empezaron a obtener ganancias, mas no para la etapa de desarrollo.

Y Mauricio Sánchez, fundador de Sondeur, desarrollador de un sistema móvil digital para encuestas y registro de datos biométricos, asegura que existe interés para adquirir los desarrollos, pero muy pocos realmente se acercan para apostarle con esquemas de inversión.

julio.sanchez@eleconomista.mx