Los fraudes a través de la suplantación de identidad y la poca atracción de clientes son los principales retos que enfrenta la identificación oficial no sólo en México sino en todo el mundo. De acuerdo con José Villalba, CEO de eID, una empresa dedicada a proveer tecnología para identificar de manera remota a una persona, estos dos fenómenos aplican en mayor o menor medida para todos los mercados: “mientras que en México, nuestros clientes se preocupan más por el fraude y el robo de identidad, en España están más preocupados por la captación de nuevos clientes”, dijo. 

Cuando nos identificamos en el mundo físico sucede que un Estado nos ha dado un documento que nosotros presentamos ante cualquier persona para que corrobore nuestra identidad.

En el mundo digital, eID ha transferido este proceso a través de la información biométrica. La compañía cuenta con un módulo de inteligencia artificial que reconoce cada uno de los elementos de seguridad contenidos en un documento de identificación, como puede ser un pasaporte o una credencial electoral. A esto se agrega que esta tecnología almacena un video del documento que se convierte en un formato sumamente complicado de modificar. 

El principal reto de la identificación digital en México es generar conciencia y conseguir la confianza de los usuarios. De acuerdo con Villalba, la legislación y las entidades financieras deben entender esto como un elemento fundamental para servir a los clientes y a los ciudadanos, en el caso de las instituciones gubernamentales.  

“Los bancos deben captar clientes con cierto nivel de seguridad y a eso es a lo que le temen más en México que en Europa, en donde la bancarización ha alcanzado a prácticamente todo el mundo y el principal problema es captar nuevos usuarios”, dijo.

Al ser una empresa de tecnología regulatoria, uno de los insumos fundamentales de eID es la legislación de cada país. Además, el software de la compañía está diseñado a partir de la regulación europea, que es la más restrictiva en términos de cumplimiento de condiciones para la identificación a distancia.

“En México se está produciendo un desarrollo legislativo que fomenta todo lo que tiene que ver con el mundo digital. Esto unido a que en México la población que puede ser bancarizada aun es mucha es lo que nos indujo a venir a México”, dijo.

De acuerdo con Villalba, otra de las ventajas que tiene el país es que la brecha digital y financiera se está haciendo más pequeña y la tecnología de identificación digital permite alcanzar a buena parte de aquellos sectores sociales que están muy alejados de los centros bancarios. 

ElectronicID (eID) es una startup nacida en 2016 dedicada a la identificación de personas en el mundo virtual. De origen español, la compañía ha venido creciendo 15% de forma mensual desde su nacimiento y ahora se encuentra en una etapa de internacionalización y aunque desde hace ocho meses está realizando labores comerciales en México, acaba de abrir su primera filial en el país.

Las soluciones de eID están basadas en la operación, es decir que el modelo de negocio es por licenciamiento y su retorno de inversión medio es de poco menos de tres meses. 

rodrigo.riquelme@eleconomista.mx