Londres. Una serie de sitios de internet del gobierno británico fueron hackeados en las últimas 24 horas, luego de que el grupo de hackers Anonymous dijera que había lanzado ataques para protestar por el manejo del caso que afecta al fundador de WikiLeaks, Julian Assange.

Downing Street, la oficina del primer ministro David Cameron, y el Ministerio del Interior dijeron que los intentos de interrumpir el funcionamiento de sus sitios había fracasado o había causado problemas menores, aunque el Ministerio de Justicia dijo que el ataque había afectado su web.

El incidente llega en momentos en que Assange -que intenta evitar su extradición a Suecia donde se lo busca para interrogarlo por acusaciones de violación- permanece encerrado en la embajada ecuatoriana en Londres.

Assange y Ecuador criticaron al Gobierno británico por sugerir que podría revocar el estatus diplomático de la embajada para entrar y arrestarlo.

"Este es un sitio de internet de información pública y no contiene datos sensibles. Las medidas puestas en vigor para mantener el sitio en marcha significan que algunos visitantes podrían dejar de tener acceso al sitio en forma intermitente", dijo una portavoz del Ministerio de Justicia.

Downing Street trató de restarle importancia al incidente.

"Puede que haya habido un incidente pero, en lo que nos concierne, no tuvo éxito", dijo una portavoz.

Todos los sitios de internet parecían funcionar normalmente el martes. Anonymous, un grupo descentralizado de hackers internacionales, sugirió que estaba detrás de los ataques, los que ligó al caso de Assange.

Justice.gov.uk parece no estar conectado. Qué extraño. #Anonymous #Assange", se leyó en el perfil del grupo en Twitter en el momento de los ataques, el lunes a la noche. Luego agregó: "Perdón por la demora. Me olvidé de decir no #TangoDown hace aprox 1 hora ;) number10.gov.uk/ #OpFreeAssange".

Gran Bretaña dijo que Assange será arrestado y deportado si sale de la embajada luego que Ecuador le diera asilo político la semana pasada. Assange dice que es víctima de una caza de brujas liderada por Estados Unidos por su sitio de internet de denuncias de servicios de inteligencia.

Anonymous ha llevado a cabo varios ataques contra organismos gubernamentales británicos e internacionales, en general usando una táctica de denegación de servicio, en la que las computadoras en las que se aloja un sitio de internet son bombardeadas con pedidos de información, forzando la interrupción de su funcionamiento.

También atacó compañías que considera que han trabajado en contra de los intereses de WikiLeaks, entre ellas Visa y Mastercard.