En los próximos meses el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) presentará un nuevo esquema de cobranza social, con el fin de darle opciones de pago a los derechohabientes que se encontraban en el sector formal cuando adquirieron un crédito pero posteriormente pasaron a la informalidad, lo que dificulta su pago del financiamiento que adquirieron.

En el marco de la firma del convenio entre el Infonavit y el Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP), Carlos Martínez Velázquez, director de la hipotecaria del Estado, indicó que, de la cartera actual del organismo, de 5.5 millones de créditos, 30% se encuentra en trabajadores que laboran en el sector informal, por lo que se buscará darles opciones para mantener su vivienda, siempre y cuando tengan voluntad de pago.

“En pocos meses daremos a conocer una nueva política de cobranza social que nos permitirá adecuarnos a las posibilidades de cada trabajador, siempre y cuando haya voluntad de pago”, expresó Martínez Velázquez.

Dijo que en la actualidad la cartera vencida del organismo es de 5.68 por ciento. Sin embargo, los créditos de trabajadores que actualmente se encuentran en la informalidad podrían aumentar dicho indicador, por lo que se buscará darles opciones de pago con el nuevo esquema de cobranza social.

“Hay que recordar que los trabajadores que están en la economía formal, y tienen un patrón que está al corriente en sus pagos (hacia el Infonavit), amortiza de esa manera el crédito del trabajador. Sin embargo, hay trabajadores que salen del mercado laboral formal. Cuando salen del mercado laboral formal es cuando pueden tener un problema de pago”, detalló el funcionario.

Martínez Velázquez adelantó que, en este nuevo esquema de cobranza social, el organismo privilegiará el mecanismo de la mediación, con el fin de llegar a un acuerdo con el trabajador, antes de emprender acciones judiciales contra el mismo.

“Al trabajador, mientras muestre voluntad de pago, tenemos que ofrecerle esquemas flexibles para asegurar que siga pagando su crédito en las condiciones que mejor le convengan. Nuestra intención nunca puede ser querer quitar casas, cuando nuestro objetivo principal es dar vivienda”, afirmó el director del Infonavit.

Apoyo para patrones

Durante el evento, Martínez Velázquez informó que, de un total de 1 millón de empresas que realizan sus aportaciones patronales al Infonavit, sólo 30% tiene un cumplimiento óptimo, mientras que el resto presenta algún tipo de irregularidad o atraso, lo que podría afectar la cotización del derechohabiente al Infonavit.

“Solo 30% (del total de empresas registradas ante el Infonavit) es de empresas de 10, lo cual significa que 70% de las empresas aportantes tiene todavía un largo camino por recorrer para estar siempre al corriente en todos sus bimestres, que no tengan retrasos”, explicó el funcionario.

El distintivo de empresas de 10 se otorga a aquellas organizaciones que han estado al corriente con sus aportaciones patronales durante 10 bimestres continuos y no cuentan con adeudos vigentes ante el organismo de vivienda, ni quejas ante la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente.

Martínez Velázquez precisó que, si bien la mayoría de las empresas que realizan sus aportaciones patronales de 5% del salario del trabajador son cumplidas, hay unas que presentan algún tipo de irregularidad o retraso en algún bimestre, por lo que no pueden ser distinguidas como empresa de 10.

“Los trabajadores que laboran en una empresa de 10 tienen la seguridad plena que sus amortizaciones de crédito se pagan, porque si hay algún retraso el Infonavit podría decir: ‘El trabajador no pagó’, y podría levantar una alerta contra el trabajador, cuando fue un asunto de un retraso de la amortización de la propia empresa “, detalló.