La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), que encabeza Juan Pablo Graf Noriega, hizo un llamado para reafirmar que los servicios que brindan las instituciones financieras en México son considerados como una actividad esencial y las instituciones que los otorgan pueden seguir en operación durante la contingencia provocada por la pandemia del Covid-19.

De acuerdo con esta autoridad, los servicios financieros son considerados como una actividad esencial y pueden seguir operando tanto en las sucursales de las instituciones financieras, como en sus corresponsales que también pertenezcan a sectores considerados como esenciales, por ejemplo, supermercados, tiendas de autoservicio y abarrotes.

“Se acordó declarar como actividades esenciales las que realizan las instituciones financieras, con la finalidad de que éstas puedan continuar operando durante la contingencia derivada del Covid-19, tal y como lo han señalado las autoridades sanitarias”, se puede leer en un comunicado de la CNBV. 

El pasado 31 de marzo, la Secretaría de Salud publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF), el acuerdo donde se decretó que solamente podrán continuar en funcionamiento las actividades consideradas como esenciales, entre ellas las de servicios financieros, supermercados, tiendas de autoservicio, abarrotes y venta de alimentos preparados, entre otras.

En este contexto, la CNBV apuntó que existen figuras, que, sin ser entidades financieras, coadyuvan con las instituciones en el otorgamiento de servicios financieros o en la distribución de programas sociales de apoyo del gobierno federal, y que también son parte de las actividades esenciales, por lo que éstas pueden continuar con su labor para coadyuvar en la actividad financiera. 

La Comisión recordó que el sector financiero se integra por grupos financieros, bancos comerciales y de desarrollo, casas de bolsa, bolsas de valores, fondos de inversión, sociedades operadoras de fondos de inversión, almacenes generales de depósito, uniones de crédito, casas de cambio, financieras de objeto múltiple, financieras populares, cooperativas de ahorro y préstamo.

Además de instituciones para el depósito de valores, contrapartes centrales, calificadoras de valores, instituciones de tecnología financiera, sociedades de información crediticia, financieras comunitarias, organismos de integración financiera rural, así como otras instituciones y fideicomisos públicos que realizan actividades financieras.

“Existen otras figuras que, sin ser entidades financieras, participan directa o indirectamente en la operación de ciertas actividades dentro del sistema financiero, como es el caso de los centros cambiarios, transmisores de dinero y los asesores en inversión”, apuntó la CNBV.

10 estados no precisan

De acuerdo con información de esta autoridad, en un análisis realizado por dicho organismo, se tiene detectado que al menos, hasta el viernes 24 de abril, 10 estados no incluían en su reglamentación lo decretado por la Secretaría de Salud el pasado 31 marzo en el DOF, respecto a las actividades esenciales que pueden continuar operaciones en la contingencia del Covid-19.

“Aún hay 10 estados que no lo incluyen explícitamente, ya sea por no haber expedido algún decreto al respecto o porque lo refieren de manera ambigua(...) y no detallan las actividades que seguirán operando durante la declaratoria de emergencia”, precisa el análisis de la autoridad.

Según la CNBV, 22 entidades ya invocaron en su reglamentación local el acuerdo publicado en el DOF, mientras que seis no lo han hecho y cuatro presentan ambigüedad en su legislación.

Las seis entidades que no han incluido dicho acuerdo en su legislación local son: Baja California, Campeche, Chiapas, Durango, Sinaloa y Tabasco, mientras las que tienen una ambigüedad al respecto son: Puebla, Tlaxcala, Veracruz y Yucatán. 

La CNBV indicó que la confirmación de que los servicios financieros son una actividad esencial se realiza en respuesta de algunas asociaciones gremiales de entidades financieras, que solicitaron a este organismo el apoyo para sensibilizar a autoridades federales, estatales y municipales para acatar dicho decreto y evitar el cierre de sucursales.

Hace algunos días, Enrique Bojórquez Valenzuela, presidente de la Asociación Mexicana de Entidades Financieras Especializadas (AMFE), declaró a este medio que pese al decreto que considera como actividad esencial a los servicios financieros, los agremiados a este organismo han tenido que cerrar sus sucursales por órdenes de autoridades locales.

kg