En México, las pólizas de seguros de autos están diseñadas para cubrir principalmente incidentes como robo total, choques, gastos médicos a los ocupantes o hasta situaciones jurídicas; sin embargo, cuando se trata de robo a autopartes la situación cambia.

Algunas compañías en el país ofrecen este servicio a través de coberturas especiales, las cuales tienen un costo adicional que dependerá de lo que se quiera cubrir: llantas, espejos o estéreos, o en general.

Natan Zetune Meshoulam, directivo ejecutivo de 4P/MX, explicó que es fundamental conocer la póliza de su auto y saber los beneficios extras que le ofrece su aseguradora, ya que por 1,000 o 2,000 pesos más puede cubrirse el robo parcial.

“Pagando esta prima adicional, ya tienes acceso a esta cobertura mayor, el tema del robo de autopartes se está afectando mucho más que antes y por pagar 1,000 o 2 pesos, vale la pena. Ya que si somos víctimas de ese tipo de robo nos sale más caro comprar las autopartes que el mismo seguro”, indica Natan Zetune.

La cobertura del robo parcial generalmente ampara a todas las autopartes que le roben y las sumas aseguradas van desde 10,000 pesos hasta 60,000 pesos.

El especialista dijo que la falta de difusión de este tipo de coberturas es una falla de las mismas aseguradoras, ya que no explican a sus clientes los beneficios adicionales que pueden obtener ante una emergencia.

Agregó que, para hacer una reclamación, se tienen que tener todos los documentos mínimos necesarios marcados en el contrato que son: la denuncia ante el Ministerio Público, la carta de reclamación formal, dictamen del ajustador y factura del auto.

Finalmente, Natan Zetune recomendó, en caso de requerir la cobertura, esperar la indemnización, que puede tardar hasta dos semanas, ya que hacerlo mediante rembolso puede tener mayores complicaciones.

alba.servin@eleconomista.mx