Banco Santander México informó que, tras el ciberataque que sufrieron los sistemas de algunas otras entidades financieras, sus operaciones se mantienen de manera habitual y que ni sus clientes ni la institución han resultado afectados económicamente por este evento.

En un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), detalló que, en su caso, cuenta con un sistema propio para enlazarse al SPEI (y no contratado a terceros, que es el canal por donde se cometió el hackeo).

“En relación con las afectaciones que han observado algunos participantes en el servicio de transferencias electrónica del SPEI, el banco cuenta con un sistema propio”, detalló.

Abundó que, al igual que el resto del sistema, Banco Santander México, si bien no está exento de impactos por fraudes cometidos en su contra de diversas maneras, cuenta desde hace tiempo con políticas y procedimientos para procurar prevenirlos, combatirlos y reducir su impacto.

A la fecha, precisó, los fraudes ocurridos en sus diversas formas no han tenido impacto material y, en todo momento, los recursos de sus clientes han estado debidamente garantizados.

“Banco Santander México tiene como prioridad controlar los riesgos derivados de fraudes potenciales, por lo que destina importantes recursos para contar con la mejor tecnología”, expuso.

De acuerdo con el Banco de México, son cinco instituciones financieras las que fueron afectadas por el hackeo: tres bancos, una casa de bolsa y una entidad del sector de ahorro y crédito popular.

Banorte es uno de los que sí fueron afectados y se habla también del banco del gobierno Banjército, aunque la autoridad no ha precisado los nombres. Lo que sí es que la afectación ha sido, hasta el momento, de alrededor de 300 millones de pesos, de acuerdo con lo dicho por el propio banco central.

[email protected]