El esquema de modelos novedosos contemplado en la Ley para Regular las Instituciones Financieras, conocida como Ley Fintech, permite probar soluciones que busquen dar beneficios a los usuarios de los servicios financieros, que actualmente son escasos por varios factores, tales como desconfianza por el sistema financiero, el desconocimiento del mismo y la concentración bancaria que existe y que inhibe dar incentivos especialmente a ahorradores.

En entrevista, los cofundadores de la plataforma Levo.mx, una de las cinco empresas que han solicitado a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) operar bajo el capítulo de modelos novedosos, hablaron con este medio sobre su plataforma, la cual contempla un esquema único en el mundo: el crowdsaving o ahorro colectivo.

“Cada vez se vuelve más importante que el ahorro seguro sea más remunerado para la gente. Si vas a ahorrar más es importante que ese dinero esté generando tasas positivas y nosotros atacamos ese problema y revertimos este sistema de comisiones regresivas que tienen los bancos, que es sólo premiar a los grandes montos”, comentó Salvador Rivero, cofundador de la plataforma.

La solución que ofrece Levo se enfoca en que los ahorradores de los bancos puedan adquirir pagarés con rendimiento liquidable al vencimiento (PRLV) que otorguen tasas atractivas. Para esto, la plataforma permite unir los ahorros de diversas personas para adquirir estos instrumentos bajo la premisa de a mayor monto, mayor retorno.

“Para nosotros son insostenibles las barreras de entradas que los usuarios del sistema financiero tienen para empezar a ahorrar. Levo es una solución donde no hay montos mínimos de ahorro, nosotros permitimos que cualquier persona con cualquier monto pueda acceder al bienestar financiero a través del ahorro”, detalló Max Mergenthaler Canseco, cofundador de la plataforma.

De acuerdo con los fundadores de Levo.mx (anteriormente conocida como Oikos), existe una gran área de oportunidad en el mercado de los pagarés bancarios, el cual actualmente tiene un valor cercano a los 1.9 billones de pesos.

“Nuestra solución es un market place de PRLV, de pagarés bancarios, que te permiten comparar y contratar estos pagarés sin tener que cambiar de banco y nosotros, además le metemos una cosa especial, que llamamos el crowdsaving”, comentó Rivero quien destacó que un componente de seguridad en estos instrumentos es la protección al seguro de depósitos bancarios que es de hasta 2.5 millones de pesos actualmente.

Autorización pendiente

El pasado 15 de diciembre, Levo.mx se convirtió en una de las primeras plataformas en solicitar a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) su autorización para probar su modelo de negocio en un entorno controlado dentro del capítulo de modelos novedosos, lo que en otros países se conoce como regulatory sandbox, para posteriormente operar en el mercado abierto.

Según Rivero, la intención es que en el periodo de prueba, que puede ser de hasta dos años, prorrogable a un año más, la plataforma pueda operar con al menos 100,000 clientes.

“Este es un negocio de volumen donde el efecto de red y de invitar al amigo es importante para obtener las mejores tasas... los procesos son diseñados para que sean escalables como tal”, comentó Rivero y añadió que la actividad reservada que se realizaría sería similar a la de fondeo colectivo, pero con algunas excepciones.

Mergenthaler Canseco acotó que actualmente ya recibieron los primeros comentarios de la autoridad. “Ya recibimos los comentarios a nuestra postulación. Todo va conforme a los plazos, la CNBV se ha mostrado ágil y estamos atendiéndolos”.

Requisitos para operar bajo el esquema de modelos novedosos:

  • Que sea una innovación.
  • El producto debe probarse en un medio controlado.
  • La actividad debe representar un beneficio al cliente.
  • El proyecto debe de contemplar inicio de operaciones inmediato.
  • La prueba se hará con un número limitado de clientes.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx