Aunque para el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) es candidato a desaparecer, fusionándose con otro banco de desarrollo, para su actual director, Jesús Alberto Cano Vélez, este organismo puede en la próxima administración ser un potencializador para el mercado de vivienda en renta, para llegar a un sector social, el cual es muy necesario atender.

Durante el Foro de Vivienda en Renta, Cano Vélez destacó que, en esta administración, SHF estableció las bases para constituir el mercado de vivienda en renta, por lo que en el futuro tiene que seguir por el mismo camino para convertirse en una entidad similar a la hipotecaria Freddie Mac en Estados Unidos, la cual ha financiado 80,000 proyectos de renta en el país del norte, mientras que el banco de desarrollo mexicano apenas ha financiado 25 proyectos para esta finalidad.

“SHF se tiene que convertir en un Freddie Mac de México con todos los incentivos (...) están dadas las condiciones, pero hay que considerar a todo el sistema: bancos y seguros”, detalló el funcionario.

Cano Vélez recordó que, desde el 2014, SHF comenzó a incentivar el mercado de vivienda en renta, con el lanzamiento de su producto para financiar este tipo de desarrollos, con el cual hasta la fecha es el único banco en México que cuenta con un crédito para esta finalidad.

“Diseñamos un producto de vivienda en renta, somos el único banco en este país que desde hace cuatro años tiene ese producto (...) en él, financiamos hasta 80% del proyecto, damos de gracia cinco años para pago de capital, y el crédito se paga con producto de la renta hasta 25 años”, explicó el funcionario.

Pese a esto, Cano Vélez comentó que dicho financiamiento sólo es para financiar vivienda en renta en el segmento medio y residencial, donde el alquiler promedio oscila entre 18,000 y 20,000 pesos al mes, por lo que el gran reto es hacer llevar este esquema a sectores de más bajos ingresos, aunque para esto se necesite el apoyo del gobierno con subsidios.

“Empezamos con vivienda media y residencial porque teníamos que inducir a los desarrolladores a invertir (...) nuestro reto es llegar al sector de los no afiliados, pero eso ya no nos tocará a nosotros”, expuso el funcionario.

Formalizar renta

En la actualidad, en México existe un parque habitacional de 32 millones de viviendas, de las cuales 16% se alquila, de dicho porcentaje la mayoría es renta informal, es decir, no hay un contrato de por medio y no se pagan impuestos.

Para Cano Vélez, el reto, además de hacer llegar estos esquemas a la población de bajos ingresos, es formalizar este mercado vía el acercamiento a sectores no atendidos.

Sin embargo, para que esto suceda se tiene que tener otro enfoque para incentivar a los desarrolladores a atender dicho segmento.

“El reto en un futuro es brindar vivienda en renta social, pero éste tiene un componente distinto, tiene que haber subsidio y una serie de componentes de tipo social que hoy no tenemos en México”, detalló.

“Habrá que llegar a ellos (no afiliados) por la gran cantidad de población que no puede comprar. A pesar de que tenemos al Infonavit, que atiende a los afiliados, el gran problema es el sector de los no afiliados que representan la gran mayoría de vivienda en renta en este país”, agregó.

En la actualidad, SHF ha aprobado 27 proyectos para vivienda en renta, que han significado financiamiento del orden de 10,000 millones de pesos y que ha servido para la edificación de 6,410 viviendas destinadas para este fin. Del total de desarrollos para vivienda en renta, cuatro ya funcionan, mientras el resto está en etapa de construcción.