El mayor de los problemas para los corporativos mexicanos en el entorno actual de volatilidad no son los créditos que administran en dólares, son los retrasos de pago en que ha caído el gobierno para lo que son sus proveedores, asegura el CEO en México de la aseguradora de créditos Coface, Bart Pattyn.

Los emisores corporativos de origen mexicano aprendieron la lección del 2008 y a pesar de que se ha depreciado el peso, las empresas que aún tienen préstamos en dólares o están cubiertas o cuentan con ingresos en esa divisa, les dan la tranquilidad de que sí podrán pagar sus obligaciones , explica en conversación.

Detalla que en Coface sí han identificado siniestros por retrasos de pago en algunos emisores corporativos, pero enfatiza que no están vinculados con el precio del dólar sino con los retrasos de pago del propio gobierno para sus proveedores.

De acuerdo con el reporte de finanzas públicas del tercer trimestre del año, es el gasto en inversión física (directa) en donde se aprecia un menor ejercicio respecto del ejecutado al mismo lapso del año pasado en 12.2% en términos reales.

Otro concepto donde es evidente este recorte al gasto, es el de servicios personales, que en los primeros 11 meses del año ha presentado una erogación que es 1.7% inferior a la del mismo periodo del año anterior.

Coface es una aseguradora de riesgo corporativo y ofrece coberturas cambiarias entre sus productos financieros.

Corporativos prudentes

El diagnóstico del directivo de Coface es similar al que otorgó recientemente en su visita a México el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), José Ángel Gurría. La semana pasada, el funcionario mexicano aseguró que los emisores no financieros de México sí cuentan con seguros y/o coberturas en dólares que protegen sus operaciones financieras en esa moneda.

Si alguno entra en problemas financieros a partir de la depreciación cambiaria, significa que no estaba operando como empresario sino jugando una apuesta. Y quien apuesta sabe que en un momento puede perder, pero seguro estoy que no es el caso, pues la lección del 2008 que se presentó en varios emisores no financieros mexicanos fue bien aprendida , confió.

De los que más emitieron

México es el segundo emisor de deuda de corporativos en América Latina, según el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Dos terceras partes de estos títulos están denominadas en moneda extranjera y un tercio de estas obligaciones pertenece a Petróleos Mexicanos (Pemex) y a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), explicó el organismo en las conclusiones recientes del artículo IV para México.

El FMI informó que la emisión de deuda de los corporativos pasó de 28% del PIB que representaba hace cinco años a 32% en el 2015.

Sin embargo, aclaró que sólo 10% de la emisión de los corporativos vence durante el 2016 y la mayor parte después del 2020.

De acuerdo con el organismo, la relativamente alta proporción de deuda denominada en moneda extranjera representa una vulnerabilidad potencial , incluso para las finanzas públicas.

Sobre todo si se presenta un escenario donde coincidan el fortalecimiento del dólar y el euro, a partir del choque de tasas de interés y una caída severa de ganancias, resultado de una desaceleración económica y/o caída de precios y servicios.