Las remesas que han recibido 1.8 millones de familias en México entre enero y septiembre suman 29,964 millones de dólares, revela información del Banco de México (Banxico).

Esta cifra incorpora una variación de 10% anual y se convierte en el mayor flujo acumulado de envíos de los llamados migradólares hacia México, desde que el banco central comenzó a medirlo, en 1995.

La resistencia de las remesas que llegan al país sigue sorprendiendo, pues en septiembre se cursó por el séptimo mes de la pandemia y el choque que ha significado para el empleo en los países que son generadores de estos envíos, no ha mermado la solidez de las transferencias.

Así se puede entender que los hogares mexicanos recibieron en septiembre 3,564 millones de dólares, una cifra que también se convierte en la más alta registrada para un mes similar.

El histórico flujo de remesas fue identificado por el Subdirector de Investigación Económica del Fondo Monetario Internacional (FMI), Gian María Milesi Ferretti, “como un rayo de luz en este momento”.

Eran una gran preocupación, pero el fuerte flujo que han tenido las dirigidas hacia México y Centroamérica muestra a priori que los migrantes hacen esfuerzos importantes siempre, para ayudar a su país de origen cuando transitan por episodios difíciles”, explicó en entrevista.

Desde su perspectiva, “al percibir la gravedad en de la situación en los países de los migrantes, la gente se sacrificó mucho para seguir enviando dinero”. 

El mayor giro en 12 años

Según la información de Banxico, el giro promedio de remesas recibidas por cada una de las familias que cuentan con estos recursos en el país, fue de 346 dólares en septiembre. Un monto que resulta el mas alto observado desde octubre de 2008, cuando  sumó 395 dólares.

Un ingreso familiar que además se fortalece al pasarle el filtro cambiario, tal como lo explica desde Nueva York, el economista para América Latina de Goldman Sachs, Alberto Ramos.

“Los hogares mexicanos receptores, percibieron un aumento de 22% real anual en su giro de remesas en septiembre, pues cambiaron los recursos recibidos en dólares por pesos mexicanos, que es como gastan, consumen o ahorran en el país”, dijo.

La depreciación que registró el peso mexicano frente al dólar en septiembre fue de 9.3%  lo que favoreció también al fortalecimiento del giro captado por cada una de las 1.8 millones de familias que reciben remesas en México.

Detrás de la fortaleza

Las remesas fueron un tema relevante en los seminarios y reportes que condujeron el FMI y el Banco Mundial en sus Reuniones Anuales de octubre pasado.

De hecho, el economista del Departamento de Asuntos Fiscales del FMI, Dimitriy Rozhkov,puso de relieve que regularmente, cuando los países de origen de los migrantes transitan por un periodo de crisis, sus familiares en el exterior les apuntalan con cantidades más altas de remesas.

Pero es la primera vez que los tiempos son igualmente difíciles en el país receptor de los migrantes, y aún así siguen enviando dinero a sus familias., acotó

En otro seminario, el economista en jefe del Banco Mundial para América Latina, Martín Rama planteó a manera de hipótesis, que el repunte que se ha presentado en estos envíos, se explica por tres eventos simultáneos:

  • La mayor parte de los inmigrantes de región viven y trabajan en Estados Unidos en sectores donde la actividad continuó pese a las medidas de distanciamiento, que son los sectores de la construcción y venta de alimentos.
  • Los programas de transferencias dirigidos desde el gobierno de EU “fueron tan grandes que incluso permitieron bajar la pobreza”
  • La solidaridad de los trabajadores latinoamericanos en Estados Unidos que hicieron sobre esfuerzos para ayudar a sus familias en los países de origen, al reconocer que al otro lado de las fronteras, estaban pasándola peor.

Es tal el impacto positivo de estos flujos a los países de la región, que en el caso de México ayudaron a compensar a nivel macro, las menores exportaciones y favorecieron junto con la compresión de las importaciones, a reducir significativamente el déficit de la cuenta corriente, finalizó el estratega del BM en una de las conferencias de prensa de las reuniones citadas.

ymorales@eleconomista.com.mx