Miami, Florida.- Las instituciones de tecnología financieras o fintech se han vuelto indispensables en la economía mundial. Entre las ventajas de su existencia observamos que facilitan las transacciones financieras y aportan innovación al sistema; entre las desventajas vemos que son más proclives a estar fuera de la regulación y aumentan las probabilidades de transacciones sospechosas o relacionadas con actos ilícitos.

Las fintech no pueden ser consideradas como enemigas en la lucha contra el lavado de dinero o contra operaciones fraudulentas siempre que estén bajo un marco regulatorio eficiente y especializado, coincidieron expertos en cumplimiento regulatorio de fintech reunidos en la AML Compliance 2019 organizada por la FIBA (Florida International Bankers Association) en Miami.

La construcción de ese marco regulatorio es el mayor reto para los sistemas financieros globales y nacionales. En México se dio un gran paso en materia de normas de operación de las empresas fintech, reconocieron los expertos citados por FIBA. Esto se debió, principalmente, a la aprobación de la llamada ley fintech que busca que las compañías tecnológicas de medios de pago, financiamiento colectivo y activos virtuales cuenten con un buen funcionamiento, seguridad de información, protección de intereses y prevención contra delitos financieros. Pero, ¿después de la ley fintech qué sigue?

De acuerdo con las conclusiones de los especialistas, entre ellos Carl Fornaris, especialista de cumplimiento regulatorio del bufet de abogados Greenberg Traurig, y Andrew Barnard, cofundador del exchange BitStop, no se trata sólo de que existan normativas nacionales bajo las que deben operar las fintech, sino también de que estos marcos regulatorios cuenten con las mejores y más especializadas técnicas y que, además, se promueva la integración de las compañías a dichos marcos normativos.

También importa la inversión

La participación del sector público es esencial, pero la iniciativa privada también debe cambiar el chip.

En el panel que analizó las tendencias sobre cumplimiento de las fintech en la AML Compliance 2019 se concluyó que se necesita que las instituciones de este tipo realicen inversiones para mejorar sus sistemas de prevención y detección de operaciones sospechosas.

Para las compañías fintech, el reto es mayor que para el sistema financiero en general, debido a que no sólo deben protegerse de evitar que sus plataformas sean utilizadas para actos relacionados con el lavado de dinero o financiamiento al terrorismo, sino que también deben buscar protección para sus usuarios.

Tanto las instituciones como sus clientes presentan riesgos mayores de ser víctimas de otros delitos como el fraude, extorsión, robo de identidad, trata de personas o intrusión en sistemas operativos. Y esto es particularmente más grave con las fintech que fungen como medios de pago, como PayPal o Mercado Pago.

Por el alto riesgo que se presenta en las plataformas y muchas veces por el tamaño mismo de las mismas, los analistas enfatizan en que las fintech deben reordenar sus prioridades y mejorar sus esquemas de cumplimiento regulatorio.

Perspectiva digital en los reguladores

Otro aspecto importante para mejorar el funcionamiento de las fintech no sólo en México sino en todo el mundo es la capacitación de los agentes de cumplimiento regulatorio.

Es necesario que se certifiquen, que aprueben los exámenes, que se capaciten constantemente, pero es también obligatorio que todo el conocimiento lo adquieran con una perspectiva digital. Eso puede marcar la diferencia, coincidieron los expertos

Mientras no se consideren los nuevos fenómenos tecnológicos y la innovación en el modus operandi de los delincuentes no podrán mejorarse los sistemas bajo los que se supervisan las transacciones y operaciones de las instituciones financieras, tanto de los bancos como de las fintech.

[email protected]