El incremento que ha tenido el trabajo no estándar, es decir, aquel donde se ubican los trabajadores independientes que no tienen una relación directa o permanente con una empresa, ha originado que los sistemas de pensiones en el mundo se enfrenten a un gran desafío en cuanto al financiamiento y esquemas que deben ofrecer para este grupo de personas, indica la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

De acuerdo con su estudio “Un vistazo a las pensiones 2019: indicadores de la OCDE y del G20”, el trabajo por cuenta propia y el empleo temporal o parcial representan más de una tercera parte del empleo que hay en los 36 países que conforman el organismo internacional. 

El trabajo en tiempo parcial es tres veces más frecuente entre las mujeres que entre los hombres y el trabajo por cuenta propia es particularmente frecuente entre los trabajadores de mayor edad (arriba de 60 años)”.

Ante la globalización mundial, las dinámicas laborales han cambiado de manera significativa en muchos países, especialmente por la expansión de la tecnología. El problema, advierte la OCDE, es que muchos trabajos no estándar están asociados con menores ingresos, lo que afecta las perspectivas financieras de largo plazo, entre ellas, el retiro.

“En los países de la OCDE, aproximadamente 15% de los trabajadores lo hacían por cuenta propia en el 2017. En tanto, 13% de los empleados dependientes (formales) tenían contratos temporales y 15% trabajaba en un tiempo parcial (…) Si bien dos de cada tres trabajadores de tiempo parcial lo hacían por elección, uno de cada tres hubiera preferido trabajar más horas, lo que implica que estaban subempleados”.

Por ello, la OCDE insiste en que las reformas en pensiones que se realicen en los siguientes años deben considerar más a los trabajadores de este tipo. “Garantizar la cobertura de pensiones para los trabajadores independientes es mucho más difícil, ya que no tienen una relación laboral formalizada y no está claro sobre qué base deben recaudarse las contribuciones a las pensiones”.

Enfatiza que, en 15 países de la organización, los trabajadores independientes reciben en promedio una pensión 22% menor a la que perciben los trabajadores dependientes o estandarizados.

Panorama poco alentador 

  • Los trabajadores independientes contribuyen menos al ahorro para el retiro, con lo que recibirán una pensión baja.
  • En 15 países de la OCDE, los trabajadores autónomos jubilados reciben en promedio 22% menos en su pensión, respecto de los empleados dependientes.
  • En México, sólo existen 322,110 cuentas de trabajadores independientes en las afores.
  • Coppel es la afore que más cuentas de trabajadores independientes registra con un total de 19,171.
  • Afore Azteca registra sólo una cuenta de un trabajador independiente.

Recomendaciones

El estudio de la OCDE comenta que los planes de pensiones obligatorios y voluntarios deben tratar por igual tanto a los trabajadores independientes como a los dependientes.

Destaca que los países que deseen mejorar el sistema de pensiones deben ofrecer planes complementarios y que estén diseñados de acuerdo con su forma de trabajo.

Agrega que los formuladores de políticas deberían facilitar la portabilidad de los derechos y activos de pensiones; es decir, que si una persona cambia de trabajo tenga la posibilidad de mantener su ahorro bajo el mismo acuerdo con la nueva empresa, o bien un acuerdo alternativo similar.

Además, menciona que la mayoría de los países establece bases de contribución mínima a los trabajadores independientes. Por ejemplo, en países como Canadá, Corea, Noruega, Suecia, Suiza y Estados Unidos establecen cuotas desde 10% del salario promedio o menos.

¿Qué pasa en México?

De acuerdo con información de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro, 10 administradoras de fondos para el retiro (afores) conforman el mercado y administran las cuentas de 65.3 millones de trabajadores que ahorran para su pensión. 

De este universo, sólo 0.5% corresponde a trabajadores independientes, con un total de 322,110 cuentas. La afore que más trabajadores independientes (médicos, taxistas y meseros, entre otros) registra en su cartera es Coppel con 260,275 cuentas.

Mientras que Pensionisssste registra 19,717 cuentas que hacen aportaciones de manera voluntaria para obtener una pensión al concluir su vida laboral. Afore Azteca sólo reporta una cuenta en toda su cartera de clientes que asciende a más de 4.1 millones de cuentas. 

elizabeth.albarran@eleconomista.mx