Londres.- Inversores temían un retraso de la operación por la que Prudential Plc comprará en 35,500 millones de dólares de la unidad asiática de AIG, porque un retraso regulatorio de último minuto obligó a la aseguradora británica a congelar una colocación para obtener fondos.

Se esperaba que Prudential, la mayor aseguradora británica, fijara el precio a una emisión de derechos por 21,000 millones de dólares y que publicara los detalles de la adquisición del negocio de AIG, un movimiento audaz del presidente ejecutivo, Tidjane Thiam, que lleva apenas un año en el cargo.

En lugar de eso, Prudential emitió un comunicado que estaba en negociaciones con la Autoridad de Servicios Financieros británica (FSA) sobre su posición de capital, y que revisaría el calendario para la adquisición de American International Assurance (AIA), la unidad asiática de AIG.

La demora avivó el malestar de los accionistas y sembró dudas sobre cuán bien preparado está el negocio, clave para ayudar a la firma matriz estadounidense de AIA, AIG, a pagar por el rescate financiero que se financió con dinero fiscal.

La noticia impulsaba en un principio a las acciones de Prudential, porque podría tener que reducir la emisión de derechos. Pero el título pasó luego a pérdidas, para retroceder un 1.7% a 549 libras a las 09:12 GMT. A ese precio, Prudential tiene un valor de mercado de casi 14,000 millones de libras (21,300 millones de dólares).

Prudential dijo que no esperaba que la demora -descrita por personas cercanas al asunto como técnica y "definitivamente arreglable"- afecte el plazo para el cierre del acuerdo, que se sigue esperando para el tercer trimestre.