Ante las presionadas finanzas públicas que dejará el actual gobierno a la siguiente administración, organizaciones civiles recomiendan a los candidatos presidenciales la creación de un Consejo Fiscal para dar mayor viabilidad y sostenibilidad del gasto público.

Mariana Campos, coordinadora de gasto público y rendición de cuentas de México Evalúa, indicó que el Consejo Fiscal permitiría crear un contrapeso sobre lo que el Ejecutivo presenta cada año en el Paquete Económico.

“Nuestro Congreso no logra el papel de contrapeso que debería tener. Es un problema que debemos resolver para mejorar la toma de decisiones que se tienen sobre el gasto (...) Es necesario contar con un Poder Legislativo más capaz en materia técnica”, expuso en conferencia de prensa.

Aclaró que el Consejo Fiscal no sería un organismo independiente, sino que formaría parte del Poder Legislativo, ya que es ahí donde se toman las decisiones de ingresos, gasto y deuda.

Comentó que la propuesta será presentada a los candidatos interesados. “Hay dos candidatos que ven aceptable la creación de un Consejo Fiscal: Andrés Manuel López Obrador y Ricardo Anaya”.

Refirió que actualmente el manejo de las finanzas públicas se realiza sin tener un verdadero análisis técnico, como es el caso de la deuda, la cual se elevó en 10 puntos del PIB en este sexenio y bajo un contexto de bajo crecimiento económico.

A su parecer, hay una mala planeación sobre los ingresos, pues cada año se subestiman y al tener ingresos adicionales, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público asigna los recursos sin etiquetar si se fueron a pagar deuda o a mejorar el gasto en inversión.

Fusión de organismos

El Consejo Fiscal no implica crear un organismo nuevo, sino fusionar al Centro de Estudios de Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados y el Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República.

Luis Foncerrada Pascal, director general del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado, (CEESP), comentó que, si bien la figura de Consejo Fiscal es nueva en el mundo, en México de debe establecer de acuerdo con sus necesidades económicas.

“¿Cuál es el mejor Consejo Fiscal? depende de las necesidades del país. Nosotros creemos que se debe tener una figura independiente como el consejo fiscal que se tiene en España e Irlanda”.

Mencionó que uno de los problemas económicos que enfrenta el país es el bajo gasto que se destina a la inversión, pues de representar 10% del PIB, actualmente representa el 3%, el nivel más bajo en los últimos 70 años.

Adrián García, investigador de ingresos del Centro de Investigación Económica Presupuestaria (CIEP), expuso que ante cuestiones como el cambio demográfico, los legisladores deben tener una mejor proyección sobre gastos como el de pensiones y salud, pues pueden absorber por completo los ingresos o bien generar mayor endeudamiento.

“Se estima que, en 2018, el gasto en pensiones represente 89% de la recaudación del IVA, lo cual representa una amenaza a la sostenibilidad fiscal”.

Proyecciones de largo plazo

Alfredo Elizondo, representante de GESOC, abundó que el Consejo Fiscal permitirá hacer proyecciones de las finanzas públicas en el mediano y largo plazo, lo cual permitiría tener una mejor planeación y sostenibilidad del gasto.

“El Consejo realizaría documentos que contribuyan a la planeación de la política fiscal y el monitoreo del ejercicio del presupuesto en tiempo real”.

Los organismos civiles como IMCO, Fundar, México Evalúa, CIEP, GESOC y Ethos conforman el colectivo PESO, refieren que el Consejo Fiscal debe contar con las siguientes características:

  • Ser apartidista y obedecer a un proceso de nombramiento mediante parlamento abierto que controle los sesgos políticos.
  • Tener autonomía técnica y de gestión.
  • Ser una voz autorizada en los temas hacendarios desde el Poder Legislativo.
  • Generar estudios con evidencia robusta sobre la situación de la política fiscal.
  • Opinar en momentos clave del ciclo presupuestario.
  • Seleccionar a su personal con base en el mérito, conocimiento y experiencia.
  • Coordinarse y vincularse con las comisiones del Congreso y comisiones fiscales de otros países.