El régimen de inversión de México es restrictivo, se concentra en pocos instrumentos financieros y eso no aporta ni a la rentabilidad ni a la diversificación que deben tener las operaciones de los ahorros de los trabajadores, afirmó Guillermo Arthur, presidente de la Federación Internacional de Administradoras de Pensiones (FIAP).

Las inversiones que realizan las operadoras de ahorro para el retiro de México son de las más conservadoras a nivel América Latina. En este país, el dinero de los trabajadores se asigna en su mayoría a instrumentos de inversión domésticos y estatales.

La gestión de inversiones debe tener como propósito dar mejor retorno a los trabajadores, y no cabe duda de que concentrar las inversiones en instrumentos domésticos y estatales no aporta ni a la rentabilidad ni a la diversificación que deben tener las inversiones por razones de seguridad’’, sostuvo Guillermo Arthur.

Al cierre del mes pasado, por primera vez en la historia de las afores, éstas redujeron su porcentaje de inversión en valores gubernamentales, al llegar a 49.69%, según información de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar).

Las administradoras de pensiones que más diversifican sus inversiones, de acuerdo con el órgano regulador de las estas compañías, son Profuturo, que invierte 58.4% de sus activos fuera de instrumentos de gobierno; Sura, con 56%; Banamex, con 53%, y MetLife, con 51.7 por ciento.

Durante el seminario Regulación de Inversiones en Latinoamérica, organizado por la Asociación Mexicana de Afores (Amafore), representantes de administradoras de pensiones de diversos países coincidieron en que el régimen de inversión de México es conservador y que debe ser menos restrictivo para algunos instrumentos.

México tiene una regulación mucho más restrictiva en lo que se refiere a la inversión en instrumentos de renta variable y para el exterior (…). Fue un tema que se conversó y el caso de este país se vio como conservador y con mucho camino por recorrer hacia futuro , enfatizó el presidente de FIAP.

Durante el encuentro, la Amafore, en voz de Carlos Noriega, insistió en que entre mayores alternativas de inversión existan, más posibilidades se tendrán de diversificar los portafolios y, por lo tanto, la vulnerabilidad será menor en situaciones coyunturales adversas y, al mismo tiempo, se brindarán los mejores rendimientos a los trabajadores afiliados.

Cabe mencionar que el año pasado, fue uno de los periodos más complicados para las afores en cuestión de inversiones, en el 2013, padecieron minusvalías por aproximadamente 150,000 millones de pesos, las más altas de la historia.

[email protected]