La pausa operativa en la que entró la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), especialmente en el proceso de autorización de las Instituciones de Tecnología Financiera (ITF), hizo que los expedientes de las plataformas en ser autorizadas se robustecieran con el fin de que una vez que se reanude su procedimiento, se tengan más elementos para otorgar el aval para operar, coincidieron involucrados en el ecosistema fintech.

Funcionarios de la CNBV han reconocido que esta pausa operativa, que comenzó desde marzo pasado y se reanudará para el proceso de autorizaciones de las fintech a partir del 17 de agosto próximo, les ha servido para analizar de mejor manera los 80 expedientes pendientes de su resolución con el fin de retrasar lo menos posible dichas autorizaciones.

“(Pese a la pausa operativa) El regulador ha estado bastante cercano y abierto a escuchar y a tener un diálogo. Esperaría que pudiéramos ser las primeras plataformas autorizadas, porque somos de las más grandes, por el número de usuario, volúmenes”, detalló Sergio Jiménez, director y cofundador de la plataforma Flink, que pretende obtener su autorización como Institución de Fondos de Pago Electrónico bajo dicha ley.

Para Gerardo Obregón, director y fundador de la plataforma Prestadero, si bien haber obtenido la autorización antes de la emergencia hubiera sido favorable para este tipo de empresas, no fue un factor que detuviera que más personas se interesaran en ellas, especialmente por el tema de servicios financieros a distancia en plena emergencia.

“La autorización puede que se haya demorado, pero no lo vi como algo necesariamente negativo ante los clientes, la autorización lo veo como positivo algo que va a sumar... si nos hubieran autorizado antes de la pandemia, hubiera ayudado”, detalló el directivo de la plataforma de préstamos entre personas que tiene más de 400,000 usuarios activos.

Más de dos años

La Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera, también conocida como ley fintech, se publicó en marzo del 2018 y con ella se establecieron los tiempos para que las plataformas que intenta regular dicho marco normativo ingresaran su solicitud de autorización ante la CNBV.

El plazo para que las empresas que operaban antes de la promulgación de dicha ley pudieran solicitar su autorización venció en septiembre del 2019. En aquel momento, la CNBV recibió más de 90 expedientes, que con el paso del tiempo se convirtieron en 80.

Después de haber ingresado su solicitud, la CNBV tenía un plazo de seis meses para dar una resolución al respecto; sin embargo, por el tema de la pandemia, dicho plazo se suspendió y se reanudará a partir del próximo 17 de agosto. Hasta el momento, la autoridad, sólo ha emitido una autorización bajo la ley fintech, a NVIO Pagos.

Hace algunos días, Ernesto Calero, director general de Supervisión de Instituciones de Tecnología Financiera (ITF) de la CNBV, indicó que, pese a la pausa operativa, se espera que en los próximos meses se dinamice el tema de las autorizaciones fintech ya con una revisión más completa de los expedientes.

“La CNBV, así como las otras autoridades que participan en el proceso de autorización, durante todos estos meses (de la pandemia) hemos seguido trabajando en la revisión de todos estos expedientes justo con la finalidad de tratar de retrasar lo menos posible el proceso”, acotó Calero.

valores@eleconomista.mx

rrg