Con el objetivo de incluir a 825,000 personas que viven en zonas alejadas de las ciudades al sistema financiero formal por medio del ahorro, el Programa de Asistencia Técnica a las Microfinanzas Rurales en su fase tres (Patmir III), operado por Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros, ha establecido alianzas con 189 entidades de ahorro y crédito popular desde el 2011 hasta la actualidad.

En entrevista, Francisco Bernardo Padilla Suárez, responsable de Seguimiento del Patmir, explicó que este programa opera por medio de dos formas: el otorgamiento de recursos para la asistencia técnica a una institución, en la cual un consultor enseña a una entidad, ya sea una sociedad financiera popular, cooperativa de ahorro o financiera comunitaria, a cómo llegar a comunidades rurales así como a captar más socios por medio de tecnologías de bajo costo.

El otro componente, dijo, es el de otorgar recursos directos a las instituciones financieras populares con el fin de que cubran sus costos de llegar a estas zonas de difícil acceso que carecen de servicios financieros formales.

El monto que desembolsa el programa es de 1,250 pesos por persona incorporada, donde 40% es para financiar al agente técnico y 60% para cubrir las cuotas de expansión de las instituciones (contratación de promotores, mejora de sucursales, publicidad en radio indígena así como su misma promoción) , expresó el responsable durante la entrevista que se realizó en la onceava reunión de L@Red de la Gente.

El responsable detalló que para esta fase del programa, que terminará en el 2016, se cuenta con 90 millones de dólares, recursos provenientes del Banco Mundial así como del gobierno federal.

Padilla Suárez abundó en que en esta fase del programa se eligió a cinco agentes técnicos previa licitación: el Consejo Mundial de Cooperativas de Ahorro y Crédito; la Confederación Alemana de Cooperativas; la Fundación Alemana de Cajas de Ahorro; Development Alternatives Inc y la Asociación Mexicana de Uniones de Crédito del Sector Social.

La población objetivo para la cobertura de este programa no debe enfocarse a alguna actividad productiva en específico, sólo vivir en las zonas en las que el Patmir III opera y mantener un promedio de ahorro semestral de 300 pesos.

Ahorro, la prioridad

Padilla Suárez indicó que el programa, durante sus tres fases, se ha enfocado a incentivar el ahorro de las personas que viven en zonas rurales, por lo que se diferencia de la mayoría de los programas asistencialistas del gobierno que otorgan microcréditos. Pensamos que fomentar el ahorro va a generar que el dinero permanezca y sea para la región, a diferencia de programas gubernamentales del pasado que se han enfocado en el crédito y que producen la dependencia del recurso , acotó.

De diciembre del 2011 a septiembre del 2014, se tiene estimado que el programa ha hecho que se incorporen 536,692 nuevos socios al sistema financiero formal y de acuerdo con datos oficiales, por cada peso invertido en el esquema se ha logrado captar del público 5 pesos de ahorro.

En la actualidad, comparado con otros países del mundo, la cobertura de servicios financieros es baja en México y todavía menor en zonas rurales marginadas (…), las personas que no tienen una cuenta de ahorro se enfrentan a diferentes problemáticas: tenerlo invertido en animales de traspatio o en granos no les genera liquidez y si tienen que ir a una sucursal bancaria pues tendrían que perder mucho tiempo. Hay que acercar los servicios financieros a donde están las personas , finalizó.

Violencia dificulta la cobertura

Durante la aplicación de las tres fases del Programa de Asistencia Técnica a las Microfinanzas Rurales (Patmir), éste se ha enfrentado a un problema que permea en México y que ha dificultado ampliar su cobertura: la violencia.

Francisco Bernardo Padilla Suárez, responsable de Seguimiento del Patmir, reveló que como en algunas zonas del país es difícil la presencia de alguna autoridad, las entidades financieras adheridas al programa y que operan en estas regiones han denunciado que la violencia dificulta sus operaciones y su atención a la población.

Desafortunadamente se ha llegado a realizar secuestro de personal de las entidades y les han cobrado derecho de piso. Es conveniente tener mecanismos de protección para las personas , indicó.

Pese a que esto significa una merma en el avance, el responsable detalló que cuando se pasa por momentos difíciles en algunas zonas, en otras se vive todo lo contrario, ya que las entidades ancladas en éstas reportan crecimientos interesantes.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx