Hace algunos días, el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) contra el lavado de dinero y financiamiento al terrorismo llevó a cabo su más reciente reunión plenaria donde se determinó que ante la poca efectividad que existe por parte de los países para identificar a los beneficiarios reales de las empresas, es necesario ajustar sus recomendaciones al respecto.

Esta determinación se dio luego de darse a conocer la investigación Pandora Papers, la cual expone la forma de cómo personas con poder político y económico han escondido sus fortunas en distintas jurisdicciones alrededor del mundo.

“Las revelaciones recientes en los Pandora Papers subrayan una vez más la importancia de garantizar la transparencia sobre el verdadero beneficiario real de las empresas para evitar que los delincuentes ocultan sus actividades y ganancias ilícitas detrás de estructuras corporativas complejas”, destacó el GAFI.

En este contexto, se ha puesto a consulta pública una propuesta de modificación a su recomendación número 24, de 40, relacionada con transparencia y beneficiario final de las personas jurídicas.

“Los países deben hacer más para garantizar que la información sobre beneficiarios reales esté disponible y actualizada… Estas enmiendas buscan reforzar la recomendación para garantizar una mayor transparencia sobre el beneficiario final de las personas jurídicas y tomar medidas para mitigar los riesgos”.

De acuerdo con el documento que contiene las propuestas de modificación, lo que se busca es reforzar el tema de la recopilación de información de gobiernos sobre beneficiarios reales; aclarar los lineamientos respecto a acciones al portador; ampliar el alcance del enfoque basado en riesgo y aterrizar las reglas sobre el acceso a la información de estas estructuras jurídicas.

“Buscamos principalmente opiniones de empresas y otras personas jurídicas, instituciones financieras, negocios y profesiones no financieras designadas y organizaciones sin fines de lucro, pero también agradecemos las contribuciones de otras partes interesadas”, acotó el GAFI sobre las propuestas, por las cuales se podrán hacer comentarios hasta diciembre de este año.

Reglas por activos virtuales

Otro de los temas que ocupó a los participantes de la reunión plenaria del GAFI fue el de los activos virtuales, pues para el organismo todavía hay áreas de oportunidad para aclarar temas que se encuentran en su guía sobre cómo abordar la regulación a estos instrumentos, misma que se publicó en el 2019.

“El sector de activos virtuales se mueve rápidamente y es tecnológicamente dinámico, lo que significa que es necesario un seguimiento continuo y la participación entre los sectores público y privado”, apuntó el GAFI y añadió que en unos días más, publicará la actualización de su guía.

Asimismo, el organismo, del cual México es parte, publicó un informe final sobre los resultados de una encuesta respecto a los pagos transfronterizos, donde las recomendaciones al respecto mal implementadas, aumentan el costo de las transacciones, reducen la rapidez, y limitan el acceso.

Otro de los temas que se abordó en la reunión plenaria, fue respecto a las consecuencias no deseadas de la implementación de los estándares del GAFI, por lo que el organismo publicará los resultados de un estudio al respecto, específicamente sobre eliminación de riesgo, exclusión financiera y un tratamiento indebido de las organizaciones sin fines de lucro.

“Durante la siguiente fase de este proyecto, el GAFI identificará y considerará opciones potenciales para mitigar estas consecuencias no deseadas”, apuntó el organismo.

El GAFI, encabezado por el alemán Marcus Pleyer, indicó que se tienen avances en el combate de delitos ambientales, y sus ilícitos derivados. “Los estándares del GAFI ya exigen que los países tipifiquen como delito el lavado de dinero para una variedad de delitos ambientales. El Plenario acordó agregar varios ejemplos indicativos de delitos ambientales al Glosario del GAFI para aclarar a los países los tipos de delitos que podrían caer dentro de esta categoría”.