El contexto de la pandemia del coronavirus ha remarcado algunos riesgos para el sector de las sociedades financieras populares (sofipos), especialmente en materia de liquidez y morosidad, de acuerdo con el Banco de México.

En su más reciente Reporte de Estabilidad Financiera, el Banxico indica que las sofipos están expuestas a choques actuales de la actividad económica, ya que basan su financiamiento en la población que forma parte del sector rural, así como de zonas semiurbanas, y dependen de la captación de sus recursos para financiarse.

“Los principales riesgos financieros a los que están expuestas estas entidades son riesgo de crédito y liquidez. Al respecto, cabe mencionar que algunas sofipos experimentan altos niveles de morosidad y baja liquidez”, destaca el reporte.

Según el documento, la morosidad del sector es motivo de preocupación, ya que ésta ha ido en aumento. De septiembre del 2019 al mismo mes de este año, pasó de 10.7% a 12.6 por ciento.

El organismo apunta que algunas de estas entidades han tenido presiones desde antes de la pandemia y destacó la revocación que sufrió Operadora Reforma, anclada en Guanajuato, la cual comenzó con problemas en su nivel de capitalización desde el 2017.

“La posición de algunas entidades del sector ha estado presionada desde tiempo atrás, en particular, algunas instituciones han mostrado bajos niveles de capitalización, de hecho, recientemente se revocó a una sofipo la licencia para operar ante el incumplimiento en los requerimientos mínimos de capitalización”, destacó el banco central.

Recientemente este medio publicó que luego de la revocación a Operadora Reforma, existían al menos tres sofipos que incumplían en los niveles de capitalización requeridos para este tipo de entidades, que tiene que ser arriba de 100 por ciento. Las entidades emproblemadas son: Acción y Evolución, Financiera Auxi y Sierra Gorda.

Asimismo, en materia de rentabilidad, el organismo explica que a muchas de estas entidades les cuesta generar ganancias, ya que en 26 de las 38 sofipos en operación, se registran pérdidas, mismas que acumulan 50.5% del total de activos del sector.

El banco central detalla que las sofipos son entidades de microfinanzas que además de realizar operaciones de ahorro y crédito entre sus socios, también lo pueden hacer con el público en general.

En socaps, menos grave

Respecto al otro rubro del sector de ahorro y crédito popular, que son las sociedades cooperativas de ahorro y préstamo (socaps), el Banxico indica que este sector ha tenido un aumento marginal en sus niveles de morosidad, ya que a septiembre pasado registró un índice de 4.7%, en el mismo mes del 2019 fue de 4.5%, además presenta menos presiones de liquidez.

“Las socaps han registrado un aumento marginal en los niveles de morosidad (...) Y menores presiones de liquidez, ya que reciben fondeo mayoritariamente a través de sus socios”, detalla el Banxico.

Asimismo, indica que la rentabilidad del sector si bien es superior a la de otras instituciones no bancarias, ésta ha tenido un deterioro en el último año.

De acuerdo con el Banxico, el sector de las sofipos y socaps, junto con el de las uniones de crédito, apenas representan 1.1% de los activos del sistema financiero; sin embargo, su nivel de penetración en zonas desatendidas por la banca es importante.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx