El Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP) refirió que la migración de afores hacia los fondos generacionales es insuficiente para solucionar el problema de las pensiones.

En conferencia de prensa, Rolando Silva Briceño, presidente de la CROSS Regional Centro del IMCP, precisó que estos cambios, anunciados hace algunas semanas, han tenido poca difusión entre los trabajadores.

“Se le ha dado poca difusión al hecho de que en diciembre de este año se harán traspasos de la totalidad de los fondos en las siefores a los nuevos fondos generacionales”, declaró.

Lo anterior, añadió, de ser aplicado con la “diligencia adecuada” deberá beneficiar el patrimonio de los trabajadores; no obstante, esto no será solución suficiente para resolver la “insuficiencia de recursos destinados a las pensiones”.

Explicó que esta modificación pareciera ser una reforma “enfocada en la forma y no en el fondo”; sin embargo no descartó que sí beneficie a los trabajadores a través de mayores rendimientos.

En este sentido, indicó que es necesaria una reforma que aumente la tasa de aportación de los trabajadores a su afore, la cual actualmente es de 6.5 por ciento.

Anteriormente, la Consar dio a conocer que las sociedades especializadas en fondos para el retiro (siefores) serán sustituidas por fondos generacionales, los cuales permiten tener mejores estrategias de inversión a largo plazo y mejorar los rendimientos que se dan a los trabajadores.

De acuerdo con la edad que tenga el trabajador, el ahorro de su retiro estará en uno de los 10 fondos generacionales, en el cual permanecerá hasta jubilarse.

Subejercicios y crecimiento

Moisés Alcalde, presidente de la Comisión de Revista del IMCP, dijo que en los primeros cuatro meses del año los subejercicios superan los 100,000 millones de pesos y, de seguir la tendencia en el segundo semestre podría complicar la meta de crecimiento de 1.6 por ciento.

“El gasto no ha tenido el dinamismo que permita generar un encadenamiento económico para generar un mayor crecimiento (...) nuestra preocupación es que la evolución del gasto hacia el segundo semestre permanezca similar, con un subejercicio importante. Esto podría llevar a no tener el crecimiento esperado”, refirió.

Añadió que los subejercicios son resultado normal de la reestructuración del gasto que ha hecho el gobierno de Andrés Manuel López Obrador. “Este presupuesto contuvo recortes que apenas se están calibrado con detalle”.

De enero a abril, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público reportó un subejercicio de 110,095 millones de pesos. Por su parte, Ernesto O’Farril, presidente de la Comisión de Análisis Económico del IMCP, declaró que es muy difícil medir el impacto económico del subejercicio; sin embargo, alertó sobre factores que pudieran llevar a una desaceleración económica.

“Este gobierno se maneja con una premisa en donde se piensa que en la administración del gasto se puede hacer lo que sea, siempre y cuando se logre un superávit primario en las finanzas públicas (...) esa premisa es falsa, si se excede la contracción del gasto vas a inducir a que haya una mayor desaceleración económica”, explicó.

Agregó que factores que también pueden afectar a la economía mexicana debido a que afectan la inversión en el país son las decisiones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y una posible guerra comercial entre China y Estados Unidos, entre otros.

“Es probable, en estas circunstancias, que estemos al borde de una recesión (...)Moody’s ya dijo sobre una recesión técnica anteriormente”, finalizó.