La Confederación de Cooperativas de Ahorro y Préstamo de México (Concamex) buscará en este año que las cerca de 100 entidades del sector cooperativista que tienen que dejar de captar ahorros debido a que no cumplen con los requisitos para su autorización por parte de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), se apeguen a un esquema de salida ordenada del sistema financiero con el fin de no dañar a sus socios.

En entrevista, Ramón Imperial Zúñiga, recién nombrado presidente de dicha confederación, explicó que estas 100 sociedades cooperativas de ahorro y préstamo (socaps) ya fueron evaluadas por las autoridades y se ha determinado que de ninguna manera podrán seguir operando dentro del sistema financiero mexicano.

Hay un grupo de cooperativas, que son un poco arriba de 100, que no tienen manera de seguir operando y que entre todos tenemos que encontrarles un proceso de salida ordenada. Entonces, nos estamos coordinando la Concamex, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y la CNBV , expresó en entrevista el ex director de la socap más grande del sector, Caja Popular Mexicana.

De acuerdo con Ramón Imperial Zúñiga, estas 100 socaps no aglutinan un número de socios tan significativo, ya que las 143 entidades del sector que hasta el momento se encuentran autorizadas son las que concentran 79% en número de socios y 85% de los activos totales de las 692 cooperativas que se encuentran inscritas en el Registro Nacional Único Socaps.

El representante de la Concamex indicó que de los tres mecanismos que permiten una salida ordenada de estas 100 cooperativas, el que prioriza la confederación es el de la transferencia de activos y pasivos, a través del cual se busca que existan una o más cooperativas que puedan apoyar a las emproblemadas en beneficio de sus ahorradores.

Si se aplica bien este mecanismo ninguno de los socios pierde nada. Para esto tiene que haber participación del Fondo para el Fortalecimiento de Socaps y de Apoyo a sus Ahorradores (Fipago) En este mecanismo desaparece la cooperativa dañada, pero se rescata a las personas para que no pierdan nada, es el que está apoyando la Concamex , detalló Imperial Zúñiga.

Los otros dos mecanismos son: el de fusión, que tiene que ser apegada a la Ley General de Establecimientos Mercantiles y donde tiene que haber una entidad fusionante para que absorba a la socap que presente daños. Esta opción es complicada por todos los procesos jurídicos que tiene que llevar , explicó el presidente de la Concamex.

La otra opción es que es que el Fipago cubra directamente hasta 140,000 pesos los ahorros de los socios, pero el directivo aseveró que ésta no es tan viable, ya que los socios que tengan una cantidad mayor a la de la cobertura, ven comprometido seriamente su patrimonio.

Cabe recordar que el 31 de marzo del 2014 finalizó el plazo para que las socaps con activos superiores a 2.5 millones de pesos solicitaran su autorización. A partir de ahí, actores del sector y autoridades han buscado que aquellas que no logren su autorización, así como las que no la solicitaron, dejen de operar sin que esto se convierta en un daño importante para sus socios.

[email protected]