Con la finalidad de ejercer una supervisión más oportuna a las sociedades financieras populares (sofipos) y a las financieras comunitarias (sofincos), la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) emitirá nuevas reglas sobre la información que estas entidades envían a la autoridad.

De acuerdo con un proyecto publicado en la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer), estas nuevas reglas tendrán el objetivo de que la CNBV cuente con la información al mismo tiempo que las federaciones que supervisan de manera auxiliar a las sofipos para ejercer una vigilancia más oportuna.

Actualmente, las sofipos y sofincos proporcionan su información financiera directamente a las federaciones que las supervisan de manera auxiliar y las federaciones, a su vez, remiten esa información a la CNBV , se explica en el anteproyecto publicado en Cofemer.

Esta forma de supervisión, según el documento, dificulta que la CNBV lleve a cabo sus labores de vigilancia de forma más oportuna y no cuente con información necesaria y al mismo tiempo que las federaciones.

Ante esta problemática, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) emitirá disposiciones para que la información sea uniforme y, además, se modificarán los formatos de envío de información de las sofipos y sofincos acerca de las operaciones que realicen, las inversiones que efectúen, los créditos que otorguen y los depósitos que reciban.

La SHCP, según el anteproyecto, estimó que resulta indispensable robustecer el marco normativo secundario aplicable a las sofipos y sofincos, ya que de lo contrario éstas no podrán proporcionar su información financiera de manera segura y eficiente.

Esta Comisión (Cofemer) observa que el anteproyecto en cuestión favorece el flujo de información que tiene la CNBV, al evitar la triangulación de la información, lo anterior agilizando los procesos de supervisión que realiza , añadió.

De acuerdo con la Cofemer, estas nuevas medidas optimizarán los procesos administrativos requeridos. Su emisión (de la normativa) coadyuvará no sólo a garantizar que la información financiera presentada por las entidades financieras sujetas de la propuesta regulatoria sea la adecuada, sino que también representa el fortalecimiento del sector financiero mexicano .

Uno de los beneficios de esta regulación, según la Cofemer, es que las sofipos y sofincos tendrán un marco jurídico claro, actualizado y robusto que les brinde mayor certeza jurídica al momento de proporcionar su información financiera y les permitirá garantizar su solvencia, estabilidad y liquidez en beneficio del sistema financiero y del público ahorrador.

Según la autoridad, las federaciones, las cuales hacen la supervisión auxiliar a sofipos y sofincos, son instituciones de interés público, con personalidad jurídica y patrimonio propios y son autorizadas y supervisadas por la misma CNBV.

El objetivo de la supervisión auxiliar es que las federaciones verifiquen el grado de cumplimiento de una sofipo o sofinco, así como evaluar su condición financiera y el grado y perfil de riesgo.

Esta supervisión también tiene la finalidad de evaluar los procesos, sistemas y controles internos de la institución financiera, con el objetivo de verificar si cumple con las políticas establecidas por el órgano de gobierno de la sofipo o sofinco en cuestión.

Además, las federaciones se encargan de verificar las medidas que adopten las sofipos o sofincos para evitar operaciones de lavado de dinero y detectar posibles irregularidades.

Actualmente se encuentran en operación cinco federaciones (FINE, Victoria Popular, Atlántico Pacífico, Fortaleza Social y Fedrural), las cuales vigilan a las 46 sofipos autorizadas y a una sofinco.