El juez de la Audiencia Nacional, Ismael Moreno, decidió iniciar un procedimiento contra el banco chino ICBC como persona jurídica por un delito continuado de blanqueo de capitales, algo por lo que ya investigaba a siete directivos de la entidad en España.

En un auto fechado el 6 de septiembre, el titular del Juzgado Central Número 2 explica que la entidad tuvo un conocimiento puntual sobre la forma que operaba ICBC España, como banco de blanqueo para captar dinero efectivo de grupos criminales a los que se les facilitaba toda la operativa bancaria para ocultar, encubrir, transformar en otros productos préstamos a clientes en otros países, y transferirlos mayoritariamente a China .

La decisión del juez español ya se notificó a la entidad a través de una comisión rogatoria enviada a Luxemburgo, donde tiene su domicilio fiscal.

ICBC habría efectuado diversas operaciones, entre el 2011 y el 2014, con varios grupos criminales investigados en España, como los denominados Emperador y Snake.

El director general de la sucursal en Madrid, Wei Liu; su adjunta, Xiuzhen Wang; el director general del ICBC Europa, Liu Wang, y otros cuatro directivos favorecieron, según el fiscal, ingentes transferencias entre el 2011 y el 2014 por 90 millones de euros.

Pero según el magistrado, estos directivos habrían actuado en el marco de los poderes concedidos por ICBC Luxembourg y en beneficio y por cuenta de la Entidad ICBC Luxembourg , de ahí que haya decidido investigar también a la entidad.

La operativa consistía en captar el máximo de depósitos en efectivo de clientes, que en su gran mayoría estaban inmersos en actividades de economía sumergida y sospechosas de fraude fiscal y arancelario.

Fraccionando los pagos y usando cuentas internas innominadas del banco, los usos compartidos de documentación falsa se simulaban facturas y se envíos masivos de fondos a China.

En su auto, Moreno detalla cómo la entidad cooperó como banco de blanqueo de forma consciente , por su afán de acaparar en los primeros años de actividad el máximo volumen de efectivo de los grupos criminales a los que servía.

El juez considera que los investigados no adoptaron ninguna de las normas de prevención de blanqueo y financiamiento al terrorismo y que no practicaron ninguna comprobación de control, ni comunicación de operaciones sospechosas a las autoridades.

ICBC España blanqueaba dinero a Snake mediante transferencias internacionales gestionadas a través de la corresponsalía con Caixabank.