Una vez que se concrete la adquisición del negocio local del Deutsche Bank, el mexicano InvestaBank quiere empezar como si fuera un nuevo banco. Para ello, el 2017 fue un año de depuración y el actual, comentan directivos, será el de la consolidación, en el que incluso se tiene pensado cambiarle el nombre y la imagen.

InvestaBank inició como tal en febrero del 2014 (tras la compra del Royal Bank of Scotland). En octubre del 2016 anunció la intención de compra de los activos del Deutsche Bank México, pero sólo unos días después se supo que uno de sus accionistas (ahora exaccionista) fue detenido en Estados Unidos. Ello llevó al banco a que el 2017 fuera de total depuración y de una mayor capitalización para que, una vez que las autoridades den el aval de la compra de la filial del banco alemán, empezar con todo. Los directivos estiman que esta operación quede concluida en el primer trimestre.

“La verdad es que el banco no tiene ninguna relación (con su exaccionista). Él tendrá que atender sus asuntos, ya no tienen nada que ver, no tiene ninguna posición de ningún tipo, ni accionaria, ni de consejo, nada en absoluto (...) El 2017 fue de depuración, el 2018 es el año de relanzamiento, de consolidación, de crecimiento para nosotros”, afirma José Manuel Guillemot, director general adjunto de Normatividad y Control del banco.

En entrevista, menciona que InvestaBank sigue con la mira de cerrar la compra del Deutsche Bank México en el primer trimestre de este año, pero que hoy el asunto está en  manos de las autoridades correspondientes. Eso sí, aclara que hay todo un proceso de acompañamiento de trabajo con personal del banco alemán, para que, una vez que se dé el aval, iniciar de lleno.

Gustavo Vergara, director general de la institución, comenta que parte de este proceso fue la depuración del portafolio del InvestaBank, mismo que tenía una cartera vencida de 20% ; además de que hace menos de un año el Coeficiente de Cobertura de Liquidez tenía un escenario complicado, y hoy está por arriba de 130%, lo mismo que el Índice de Capitalización que hoy se encuentra por arriba del promedio, en 18 por ciento.

“Llegamos a estar hasta en 20% de cartera vencida, hoy en día nuestro indicador de cartera vencida es de 5 por ciento. Es una realidad que depuramos la cartera. ¿Cuál sería el mensaje?, queremos que empiece como un nuevo banco, totalmente”, aseguró.

Añade: “Nuevo banco, nuevo nombre, nueva imagen. A mí me gusta el nombre de InvestaBank, pero siempre parte de la imagen que proyectas al mercado, toda vez que es una nueva institución, debe venir correspondido de un nuevo nombre, es fundamental, y yo creo que va a ser bien percibido por el mercado”.

En cuanto a capital, el director de Investa refiere que está por arriba de los 500 millones de pesos, pero que con la operación del Deutsche, se triplicará o cuadruplicará para poder soportar la operación.

“Es otro nivel de banco totalmente distinto. Entonces en ese sentido hay los compromisos de aportación, todo en su sitio para que se dé como deba darse la operación del Deutsche Bank”, señala.

Ya una vez incorporado el negocio (sobre todo fiduciario del Deutsche), la estimación es que el punto de equilibrio o de resultados positivos en la utilidad empiecen a darse a finales del 2019.

“Cuando arranca un nuevo banco normalmente esos dos, tres primeros años, inclusive hasta cuatro, traen resultados deficitarios”, dice.

CAMBIOS EN GABINETE NO aFECTAN

Recientemente ha habido cambios importantes en las dependencias financieras encargadas, entre otras cosas, de autorizar los movimientos dentro del sistema bancario.

Para los directivos de InvestaBank, esto no es un motivo para que se detenga o aplace el proceso de adquisición de la filial alemana.

“La verdad es que estamos al frente de grandes instituciones. Nos sentimos muy cómodos, le hemos dado seguimiento. La gente que les reportaba (a los funcionarios que ya no están) realmente nos han ayudado y apoyado mucho en seguir con este proceso. En realidad es un buen ejemplo de cómo las instituciones y los procesos funcionan perfectamente. No vemos que este tipo de movimientos pueda afectar las fechas”, expone José Manuel Guillemot.

“La estructura de la (comisión) bancaria está completa (...) Hay muy buena relación para darle continuidad al proceso. Todo está llegando a este primer trimestre. Lo del Deutsche debe ser una realidad, seguiremos invirtiendo en el banco para que todo esté en su sitio para el momento de la fusión”, añade Vergara.