A cinco meses de la contingencia por el Covid-19 en México, la banca que opera en el país aún no registra incrementos importantes en el Índice de Morosidad (Imor). Sin embargo, el incremento se espera para los siguientes meses, una vez que haya concluido el programa de diferimiento de pagos de créditos. Para ello, las instituciones financieras ya se preparan con la creación de reservas especiales.

De acuerdo con las cifras más recientes dadas a conocer por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), la morosidad en la banca en junio de este año fue de 2.14% cifra ligeramente superior a 2.09% de junio del 2019, pero menor a 2.34% de mayo.

Con base en la información oficial, el banco que presentó el Imor más alto en junio fue Finterra, con 20.96%, contra 9.01% de junio del 2019. Esta entidad se especializa en la atención de los sectores agroalimentario y empresarial.

Entre los siete bancos más grandes del sistema, la cartera vencida ha tenido cambios marginales. Es el caso de BBVA, donde pasó de 2.05% en junio del 2019 a 1.92% en junio del 2020; en Santander el cambio fue de 2.23 a 2.51% y en Citibanamex de 2.15 a 2.17% en el mismo periodo.

En Banorte, en tanto, el Imor pasó de 1.85% en junio del 2019 a 1.13% en junio del 2020; en HSBC de 1.95 a 2.20%; en Scotiabank de 2.25 a 2.57%; y en Inbursa de 2.21 a 2.92 por ciento.

Otros bancos que registraron una cartera vencida alta en junio pasado fueron: Forjadores, donde pasó de 12.12 a 14.56%; y BanCoppel, aunque aquí hubo una disminución en el periodo de 14.22 a 12.91 por ciento.

En créditos personales, la cifra más alta.

El reporte de la CNBV precisa que es en la cartera de consumo donde, hasta junio, se presentaba el Imor más elevado con 4.47 por ciento. En junio del 2019 era de 4.19 por ciento.

Al interior de este portafolio, fue en los créditos personales donde se registró la morosidad más alta con 6.41% contra 5.32% de junio del 2019; después estuvieron las tarjetas de crédito con 5.34% (contra 5.23%); y los de nómina con 2.74% (contra 2.95 por ciento). En la cartera automotriz fue de 2.63% (contra 2.02 por ciento).

En tanto, en la cartera de vivienda la morosidad pasó de 2.65% en junio del 2019 a 3.13% en junio del 2020.

eduardo.juarez@eleconomista.mx