Luego de conocerse la decisión de reorientar el Programa de Vivienda Social, el cual estará ligado al funcionamiento y cobertura del esquema de Mejoramiento Urbano, mismo que este año llegaría a 20 ciudades de 394 que existen en el país, autoridades indicaron que se buscan otras alternativas para poder dar soluciones habitacionales en otras regiones distintas al alcance de ambos esquemas.

En entrevista, Carina Arvizu Machado, subsecretaria de Vivienda de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), indicó que esta decisión, que cuenta con el aval de la presidencia de la República, se dio con el fin de atender de mejor forma a los grupos vulnerables, como poblaciones indígenas, además de tener mayor impacto en el territorio.

“La decisión de esta reorientación tiene que ver con que consideramos que al menos en el 2020, es la manera más efectiva de atender el territorio y estamos trabajando en otras alternativas para poder atender a la población más vulnerable”, detalló Arvizu Machado, quien añadió que también se busca que organismos nacionales como la Sociedad Hipotecaria Federal, el Infonavit y el Fovissste puedan ofrecer programas para personas de bajos recursos.

Ayer, este medio informó que el Consejo Nacional de Organismos Estatales de Vivienda (Conorevi) había alertado del riesgo de no realizar 18,000 acciones de vivienda por esta decisión tomada hace algunos días, lo que impactaría en las familias más vulnerables del país, al impedirles acceder a una solución tanto de adquisición, mejoramiento, remodelación o autoproducción de vivienda.

Pese a que el esquema de Mejoramiento Urbano, y por ende el de Vivienda Social, operaría este año en al menos 20 ciudades en el país, de 394 que existen en el programa, la funcionaria indicó que la atención para el resto de las entidades, donde no habrá cobertura de ambos programas, se puede dar gracias a que se podrán utilizar recursos del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social (FAIS) que opera la Secretaría del Bienestar, para otorgar soluciones de vivienda, especialmente de mejoramiento.

“Estamos trabajando con la Secretaría del Bienestar y con la Secretaría de Hacienda para que estados y municipios utilicen recursos destinados al FAIS, que es un programa de apoyo a la infraestructura social, donde los lineamientos salieron hace algunos días y se incluye el mejoramiento de vivienda”, explicó Arvizu Machado.

Según el Presupuesto de Egresos de la Federación del 2020, para este año el FAIS cuenta con un presupuesto cercano a 85,853 millones de pesos, que se divide en 75,447 millones de pesos para municipios y poco más de 10,400 millones de pesos para estados.

De acuerdo con Yesmín Sánchez, la propuesta del gobierno federal de utilizar recursos del FAIS para dar soluciones de vivienda no es viable, pues es sólo decisión que compete a los gobiernos municipales, no a las autoridades federales.

“Hay presidentes municipales que tienen recurso para vivienda, pero que deciden manejarlo por otro lado. Además, las reglas del FAIS cambiaron este año y no puede usarse el recurso para adquisición o autoconstrucción de vivienda, sino para mejoramiento”, detalló Sánchez.

Por su parte, la directora de la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi), Edna Vega Rangel, indicó que la instancia a su cargo busca dar soluciones a grupos vulnerables que tradicionalmente no han sido atendidos ni con el esquema de subsidios, por lo que en los próximos días presentarán esquemas de apoyo a los ocho pueblos yaquis de Sonora y a la comunidad chontal de Tabasco.

[email protected]