El principal problema financiero del sistema de pensiones se llama Generación de transición, es decir, aquellos trabajadores que empezaron a cotizar antes del 1 de julio de 1997 en el IMSS y que podrán elegir el régimen en el que se quieren pensionar, si por la ley del seguro social de 1973 (esquema de reparto) o de 1997 (esquema de afores), indicó el Centro de Investigación Económica Presupuestaria.

“Las pensiones son más altas en el régimen del 73 con respecto a las pensiones de capitalización individual, y el gasto en conjunto de esta generación se distribuye de manera desigual entre los pensionados”, expuso en un estudio publicado en la Comisión Económica para América Latina y el Caribe.

La generación de transición también incluye a los trabajadores del ISSSTE que empezaron a cotizar antes de la reforma que se hizo en el 2007 y a los trabajadores que se pensionen bajo el esquema de beneficio definido en Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

De acuerdo con su estudio El sistema de pensiones en México: institucionalidad, gasto público y sostenibilidad financiera, el pago de pensiones bajo el régimen de beneficio definido concluirá en el 2120, alcanzando un punto máximo en el 2034 para el IMSS, en el 2035 para ISSSTE, en el 2030 para CFE y en el 2055 para Pemex.

El CIEP mencionó que, antes de la reforma, el déficit actuarial del IMSS era de 61.4% del PIB, y con la reforma de 1997, disminuyó a 44.1 por ciento. Mientras que el déficit actuarial del ISSSTE representaba 45.6% del PIB y con la reforma del 2007 disminuyó a 23% del PIB.

El CIEP consideró que, si bien las reformas eran necesarias, no han sido suficientes.

Lejos de terminar

  • El pago de pensiones de la generación de transición se terminará hasta el 2120.
  • En el 2034 se alcanzará el punto máximo para el IMSS y en el 2035 para ISSSTE.
  • El monto máximo para CFE será en 2030 y para Pemex en el 2055.

elizabeth.albarran@eleconomista.mx