Los reguladores de Gran Bretaña han aprobado en principio la venta de la unidad asiática de AIG a Prudential por 35,500 millones de dólares, dijeron fuentes familiarizadas con la situación.

Además, la aseguradora británica espera completar su gran emisión de títulos en pocos días.

Prudential, la mayor aseguradora británica, fue demorada en su plan de adquisición de American International Assurance (AIA) la semana pasada, cuando la Autoridad de Servicios Financieros (FSA, por su sigla en inglés) bloqueó el acuerdo en el último minuto por temores sobre la base de capital de Prudential.

FSA aún tenía que dar su aprobación final para la operación, que muchos ven como una de las más audaces desde el inicio de la crisis crediticia.

Mientras tanto los banqueros cerraban, en negociaciones de última hora, las últimas diferencias entre las dos firmas.

El regulador dio su visto bueno preliminar luego que los términos financieros fueran modificados, según las fuentes, lo que resultó en un menor componente de efectivo para AIG, pero no un menor precio general.

"La FSA ha suscrito al plan. Podríamos completar la emisión de títulos muy pronto", dijo una de las fuentes.

Pero no aclaró si el regulador de mercados de capitales de Gran Bretaña había aprobado la oferta, lo que aún podría demorar la publicación del prospecto para la emisión de derechos por 21,000 millones de dólares.

Hay mucho en juego en ambos lados.

Prudential afronta una cuesta empinada para tratar de restaurar parte de la credibilidad del presidente ejecutivo, Tidjane Thiam, que acordó pagar un alto precio por una empresa más grande que la propia.

El acuerdo también es clave para los esfuerzos de AIG por devolver dinero al gobierno de Estados Unidos después de un rescate estatal de 182,300 millones de dólares.

Un portavoz de American International Group Inc declinó de hacer comentarios.

Prudential no estuvo inmediatamente disponible. Las fuentes son anónimas porque las negociaciones no son públicas.

Según las fuentes, en el nuevo acuerdo AIG recortaría la parte del acuerdo de 25,000 millones de dólares en efectivo en 2,000 millones de dólares, sin cambiar el precio general de la operación.

RDS