En los últimos años, el rescate de los socios de tres sociedades cooperativas de ahorro y préstamo (socaps) ha representado un desembolso de 211 millones 369,120 pesos con la finalidad de salvaguardar el patrimonio de más de 50,000 personas que tenían sus recursos en entidades, las cuales por su insolvencia tenían que apegarse a un esquema de salida ordenada.

Información del Fondo de Supervisión Auxiliar de las Socaps y de Protección a sus Ahorradores (Focoop) detalla que este dinero ha salido de la cuenta del seguro de depósitos, la cual aporta recursos en caso de que una entidad, de las 152 cooperativas autorizadas, tenga que apegarse a un esquema de salida ordenada.

En los últimos años, el Focoop ha coordinado los procesos de salidas ordenadas de las socaps, Crescencio A. Cruz, Caja Cristo Rey y Caja Solidaria Bahía, las tres ubicadas en la Península de Yucatán , detalló el Focoop en un reporte informativo.

Lo anterior ha representado un apoyo de 211 millones 369,120 pesos de la cuenta de seguro de depósitos, pero ha significado salvaguardar el patrimonio de más de 50,000 socios, los cuales no sufrieron perjuicio en su economía , añadió el Focoop.

El Focoop es el organismo que administra la cuenta del seguro de depósitos, que en la actualidad tiene un saldo de más de 1,000 millones de pesos y protege el ahorro de los socios de las socaps autorizadas hasta por 25,000 Udis (alrededor de 134,000 pesos).

Debido a que las tres socaps a las que hace referencia el Focoop estaban autorizadas, este Fondo fue el encargado de destinar recursos para el proceso de traslado de activos y pasivos de las socaps Crescencio A. Cruz a Caja Popular Mexicana y de Caja Cristo Rey a Acreimex.

La mayoría de los (50,000) socios se sigue beneficiando con los servicios financieros otorgados ahora a cargo de las socaps que apoyaron en el proceso; Caja Popular Mexicana para el caso de Crescencio A. Cruz y Acreimex para el caso de Caja Cristo Rey , explicó el Focoop.

En el caso de Caja Solidaria Bahía, el mismo Focoop, con el respaldo de otras autoridades, optó por el pago directo a sus ahorradores hasta por 25,000 Udis; sin embargo, en este asunto, los recursos de los 6,000 socios de esta entidad ya no pasaron en automático a la administración de otra socap más solvente, como fue en los dos casos anteriores.

Para las otras entidades del sector que no recibieron el aval de la autoridad para continuar operaciones, existe el Fondo para el Fortalecimiento de Socaps y de Apoyo a sus Ahorradores (Fipago), el cual puede coordinar el proceso de salida ordenada ya sea mediante el pago directo a los ahorradores de las socaps que se encuentren en esta situación (hasta 167,000 pesos por persona) o vía la transferencia de activos y pasivos a otra cooperativa más solvente y que cuente con la autorización para operar.

Hace algunos meses, este medio dio a conocer que el Fipago, durante sus 15 años de vida, ha destinado más de 5,000 millones de pesos para apoyar la salida ordenada de varias socaps, en beneficio de casi 170,000 socios ahorradores.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx