La economía mexicana y su sistema financiero continuarán enfrentando un entorno externo complejo, que se alimentará de factores de riesgo domésticos como la incertidumbre por las elecciones, advirtieron autoridades y supervisores congregados en el Consejo de Estabilidad del Sistema Financiero (CESF).

Admitieron que el proceso electoral en México podría generar episodios de volatilidad en los próximos meses.

En la 31a sesión ordinaria del CESF, presidida por el secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio González Anaya, y en presencia del gobernador del Banco de México (Banxico), Alejandro Díaz de León, admitieron que “aún persiste incertidumbre sobre el futuro de la relación bilateral entre México y Estados Unidos”.

Esto, a pesar de que consideran que “se han logrado avances en la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte”.

En la reunión esgrimieron que, en este entorno, la economía mexicana se ha mostrado resiliente, resultado de la fortaleza de sus fundamentos macroeconómicos y las reformas estructurales.

Precisaron que las autoridades han adoptado acciones de política encaminadas a reforzar dichos fundamentos y preservar el funcionamiento ordenado de los mercados financieros. Destacaron la ejecución de las reformas estructurales, el proceso de consolidación fiscal y una política monetaria enfocada en procurar la estabilidad de precios.

SOLVENCIA BANCARIA

Destacaron que la banca mantiene una capitalización sólida y niveles de liquidez razonables.

“Esto sugiere que el sector bancario se mostraría resiliente ante diversos choques y que continuaría cumpliendo adecuadamente con su función de canalizar el crédito al sector no financiero”, expusieron.

Las medidas prudenciales a las que está sujeta la banca en sus posiciones en moneda extranjera y las reglas de capitalización y liquidez han contribuido a que la volatilidad en los mercados no haya representado un riesgo directo para la solvencia o liquidez de las instituciones bancarias nacionales”.

Anticipa que las pruebas de estrés que se publicarán a finales de marzo, en el Informe Anual del Consejo de Estabilidad, “apuntan a que el sistema financiero nacional cuenta con el capital suficiente para hacer frente a choques adversos”.

De acuerdo con las autoridades reunidas, “las señales incipientes de una mayor inflación en algunas economías avanzadas podrían propiciar un proceso de normalización de las políticas monetarias menos gradual al anteriormente previsto”.

De darse el caso, podrían presentarse nuevos episodios de volatilidad financiera internacional y condiciones financieras más restrictivas en las economías emergentes. Y es en este contexto que “es previsible que la economía mexicana y su sistema financiero continúen enfrentando un entorno externo complejo”.

El CESF está integrado también por el subsecretario de Hacienda, tres subgobernadores del Banxico, los presidentes de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, de la  Comisión Nacional de Seguros y Finanzas y de la Comisión Nacional de Ahorro para el Retiro, y el secretario ejecutivo del Instituto de la Protección al Ahorro Bancario.