El momento correcto para hacer el cambio de marca de BBVA Bancomer a sólo BBVA México era ahora, dado el contexto de nuevas tecnologías dentro de la industria financiera, explicó Eduardo Osuna Osuna, director de la institución, a unos días de que se anunciara que en breve, desaparecerá la marca Bancomer.

En conferencia en la que se dieron a conocer los resultados del primer trimestre para el grupo, el banquero precisó que esta discusión inició prácticamente desde inicios del 2000, cuando BBVA adquirió Bancomer, pero el análisis serio se vino realizando desde hace más de un año, y él participó en el debate.

Precisó que el nombre del todavía BBVA Bancomer, será BBVA México, y que la migración iniciará en las siguientes semanas con campañas de comunicación tanto interna como externa, además de que se descartaron costos excesivos en este cambio.

Eduardo Osuna recordó que BBVA tiene presencia en México desde 1992, cuando adquirió una parte accionaria de Probursa (a la postre fusionado con BBVA Bancomer). “No es algo nuevo, se viene discutiendo desde el 92, en diferentes momentos”.

Detalló que la decisión del cambio de marca tiene que ver con la transformación digital del  grupo y la evolución de otras industrias ligadas al mundo financiero, con las que ahora tienen que competir.

“BBVA es un actor important de esta transformación, que se ve en nuestro banco en México, y que por lo tanto la coyuntura es relevante de lo que está ocurriendo en la industria financiera”, expuso.

Añadió que se trata de crear un posicionamiento global, ya que así como de otras partes del mundo donde opera BBVA se están creando productos para todos los mercados; en México pasa lo mismo.