Para CIBanco, con la política monetaria que ha venido instrumentando el Banco de México (Banxico) desde hace un año, estamos ya en el fin de las tasas de interés de mínimos históricos.

En un año el banco central ha incrementado en 275 puntos base su tasa de interés de referencia y hoy se ubica en 5.75 por ciento. Pero se espera que en el 2017 siga al alza, a tono con las expectativas que se tienen de cómo actuará la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed). En este sentido, CIBanco estimó que el 2017 termine por arriba de 7 por ciento.

Esto no significa una crisis económica. Simplemente, el costo del dinero está en un proceso de normalización hacia niveles considerados más viables para una economía con las características de la mexicana , precisó.

El banco mexicano añadió que esto tampoco significa que habrá aumentos significativos en los costos de los créditos, sino que será un proceso de ajuste gradual que se irá concretando si la autoridad monetaria sigue actuando a través de una política monetaria restrictiva .

Otros bancos, como Citibanamex, han reconocido que por el alza en la tasa de fondeo, el crédito en México ya no será tan barato pero seguirá siendo accesible. La Condusef, por su parte, ha estimado que el impacto en el financiamiento será de entre 1.5 y 2 puntos porcentuales, dependiendo el tipo de crédito.

Banxico pudo haber subido sólo 25 pb

CIBanco consideró que aunque la decisión del Banxico de subir la tasa la semana pasada es adecuada, éste pudo haberlo hecho sólo en 25 puntos base como lo hizo la Fed, dado que el peso mexicano ha registrado una menor volatilidad en las últimas semanas y el posible contagio del tipo de cambio a la inflación es el mismo registrado por meses.

Añadió que en las últimas semanas tampoco se ha presentado una salida de capitales extranjeros de bonos denominados en pesos. Después del desequilibrio generado por el triunfo de Trump en las elecciones, los capitales han regresado. El diferencial de tasas de México y Estados Unidos había sido suficiente para volver atractivos a los activos mexicanos .

Para CIBanco, quizá hubiera convenido no desgastar esta herramienta y esperar a después del 20 de enero, que es cuando tomará posesión el nuevo presidente de Estados Unidos.

Sin embargo, la decisión del Banxico reconoce los riesgos latentes en el país, el impacto que podrían tener en la inflación (tipo de cambio, salario mínimo, precio de la gasolina) así como el rápido deterioro que han mostrado las expectativas económicas de analistas del sector privado , aclaró.