La suplantación de identidad de sociedades financieras de objeto múltiple (sofomes) con el fin de cometer fraudes fue un fenómeno que llamó la atención de las autoridades en el 2020. De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), el año anterior esta autoridad emitió la alerta de la suplantación de 112 de estas instituciones.

En su participación de la toma de protesta de Felipe Salaices como nuevo presidente de la Asociación de Sofomes en México (Asofom), el presidente de la Condusef, Óscar Rosado Jiménez, indicó que la emergencia sanitaria es aprovechada por los delincuentes para suplantar la identidad de entidades financieras formales y cometer fraudes.

“Las condiciones que hemos vivido atípicas en la pandemia, han sido aprovechadas por personas sin escrúpulos para intentar defraudar a usuarios del crédito. Tan sólo en el año pasado, la Condusef emitió alertas por la suplantación de identidad de 112 sofomes, ya este año hemos conocido de cuatro nuevos casos, situación que no sólo afecta a los usuarios o a la entidad suplantada, sino también a todo el sector financiero cuando de lo que se trata es generar confianza y flexibilidad para un sano crecimiento financiero”, acotó el funcionario.

Desde inicio de esta administración, la Condusef ha sido insistente en alertar a la población sobre la suplantación de identidad de entidades financieras formales, donde por lo regular se ofrecen créditos con condiciones muy flexibles a cambio de una cantidad que se debe de desembolsar por adelantado; sin embargo, una vez depositados los recursos, las personas defraudadas se dan cuenta que han sido engañadas.

En este contexto, la misma Condusef ha establecido mecanismos de colaboración con diversas organizaciones, como la Asofom, para alertar de manera inmediata a los usuarios de servicios financieros cuando se detecte el mal uso del nombre de las entidades con la intención de cometer fraudes.

Si bien, el tema es preocupante, de momento la Condusef no puede más que alertar al público usuario, pues esta autoridad sólo puede intervenir cuando exista alguna controversia con una institución financiera formal y está atada de manos, cuando los problemas son ocasionados por organizaciones delictivas.

Respecto a las reclamaciones que atendió en el 2020 la Condusef relacionadas con sofomes, Rosado Jiménez detalló que dicha autoridad atendió un total de 16,500 reclamos, y añadió que, si bien dicho número fue 34% menor, en parte por la pandemia, respecto a lo atendido en el 2019, la caída fue menos pronunciada que en otros sectores.

Siete de cada 10 reclamaciones que se presentaron en Condusef en contra de sofomes, fueron resueltas a favor del usuario”, agregó Rosado Jiménez.

El funcionario resaltó que en el contexto ha obligado al usuario de servicios financieros a ser más prudente antes de tomar un crédito, por lo que el manejo de la tecnología por parte de las entidades financieras se vuelve esencial para generar mejores condiciones al público en general.