La compra del UBS Bank México por parte de Grupo Financiero Afirme para convertirlo en su banca de inversión demuestra la confianza que la firma regiomontana tiene en el futuro del país, afirma Federico Valenzuela, director de banca de inversión de Afirme.

El anuncio de la adquisición de las acciones de UBS Bank México por parte de Afirme se dio a conocer el viernes pasado, en medio de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y la guerra comercial emprendida por Estados Unidos. No obstante, el proceso ya llevaba tiempo.

“Yo diría que tiene doble mérito que nuestros accionistas estén poniendo más capital dentro del grupo para hacer factible esta inversión, esta compra del nuevo banco e intentar desde luego crecer en el número de servicios y productos que hoy ofrece el grupo financiero. Aun cuando los momentos son difíciles, hay mucha confianza en nuestros accionistas, en nuestro presidente y, en general, del grupo directivo en que las cosas van a salir bien”, refiere en entrevista el directivo.

Añade: “quiero destacar la confianza que Afirme Grupo Financiero demuestra en el futuro del país, al estar en estos momentos precisos haciendo una inversión importante”.

Aunque el monto de la transacción no es público, el directivo de Afirme explica que sólo se compró la licencia bancaria y un capital contable, pero sin clientes ni ningún tipo de activo, por lo que esta operación no impactará en el tamaño del grupo, que actualmente es ya el noveno dentro del sistema.

“La adquisición fue a través de lo que es la concesión de banco que pertenecía a UBS Bank como tal, UBS lo venden prácticamente vacío, sin clientes, sin activos, sin sistemas. De tal manera que lo que nosotros estamos adquiriendo es la concesión y un capital contable que está representado por efectivo, porque UBS permanece en México y a través de su casa de bolsa, pues va a seguir dando la atención que hasta hoy brindaba a través del banco”, precisa.

Con la compra, UBS Bank México se denominará Banco de Inversión Afirme, negocio que se sumará a la banca comercial, aseguradora, almacenadora, arrendadora y factoraje. “Con esta adquisición se completan todas las posibles concesiones que puede tener un grupo financiero”.

Federico Valenzuela explica que, aunque desde banca Afirme ya ofrecían banca patrimonial y una mesa de dinero, con la creación de su banca de inversión lo que se busca es separar el riesgo-mercado y riesgo-crédito, ya que además ello generaba algunas “interpretaciones no deseables” sobre todo de parte de la autoridad y las calificadoras.

“Esta separación, adicionalmente, va a darle una mayor transparencia a nuestros números, pues va a permitir una mejor interpretación de la gestión de los bancos”, asevera.

En una segunda etapa se generarán los productos adicionales de banca de inversión como pueden ser fusiones y adquisiciones, financiamientos estructurados, financiamiento corporativo y la operación de la mesa de capitales.

“Igualmente podríamos estar arrancando en toda forma lo que puede ser nuestra mesa interbancaria de cambios. Si bien ya damos el servicio de cambios a través de todas nuestras sucursales, pues hoy incursionaríamos en el mercado interbancario tanto de cambios y eventualmente de derivados”, refiere.