Las catástrofes, tanto naturales como provocadas por el hombre, que ocurrieron el año pasado le costaron a las aseguradoras alrededor del mundo un total de 144,000 millones de dólares, una cifra récord, indicó la reaseguradora Swiss Re.

De acuerdo con un estudio de la reaseguradora, esta cifra récord fue resultado de una activa temporada de huracanes, incendios forestales, tormentas eléctricas, inundaciones y sismos en diferentes regiones del mundo.

“El principal impulsor de las altas pérdidas aseguradas fue una temporada de huracanes activa en el Atlántico Norte. En particular, tres huracanes importantes, Harvey, Irma y María, que alcanzaron la intensidad de categoría 4+ y que dejaron un rastro de destrucción en las islas del Caribe, Puerto Rico, Texas y partes del oeste de Florida”, indicó el estudio.

Tan sólo estos tres huracanes representaron, en conjunto, 63.8% de las pérdidas totales que tuvieron las aseguradoras. Cabe destacar que el terremoto del 19 de septiembre en México se encuentra en el lugar número 13 de los más costosos, con una pérdida para el sector asegurador estimada en 1,200 millones de dólares.

Las aseguradoras, agregó, lograron cubrir más de 40% de las pérdidas económicas totales que provocaron un total de 301 desastres que se presentaron el año pasado, que fueron por 337,000 millones de dólares, lo que indica una brecha de protección global contra catástrofes de alrededor de 193,000 millones de dólares, mientras que en el 2016 era de 124,000 millones.

De 337,000 millones de dólares, 330,000 millones corresponden a pérdidas relacionadas con desastres naturales, mientras que sólo 7,000 millones son por catástrofes causadas por el hombre. La cifra de pérdidas totales, agregó la reaseguradora, fue cercana al doble del total que se registró en el 2016, cuando las pérdidas económicas fueron por 180,000 millones de dólares.

“Las pérdidas por catástrofes en el 2017 representaron 0.44% del Producto Interno Bruto mundial, significativamente por encima del promedio anterior, de 0.25%”, explicó Swiss Re.

NORTEAMÉRICA, LA REGIÓN CON MÁS IMPACTO

En el 2017, las pérdidas aseguradas por desastres en América del Norte (Canadá y Estados Unidos) fueron por 119,100 millones de dólares, la cifra más alta de todas las regiones, ello debido a las pérdidas provenientes de los huracanes.

En total, tres huracanes de categoría 4 llegaron a las costas del Caribe y Estados Unidos: María, que dejó pérdidas aseguradas por 32,000 millones de dólares; Irma, con un impacto de 30,000 millones de dólares, y Harvey, que dejó una pérdida de 30,000 millones.

Otros motivos por los cuales hubo mayores pérdidas en esta región fueron por la gran actividad de tornados que hubo durante el año pasado (1,522 en total) que costaron 19,000 millones y los incendios forestales en California, con pérdidas por 7,700 millones.

Europa fue la segunda región con mayores pérdidas, pero muy por debajo de la cifra que tuvo América del Norte, con 12,000 millones de pérdidas económicas aseguradas. Después, siguió la región de Latinoamérica y el Caribe, con 5,100 millones de dólares; Asia, con 5,000 millones; Oceanía y Australia, con 2,100 millones; África, con 800 millones de dólares, mientras que las pérdidas en los mares y el espacio apenas contabilizaron 300 millones.

[email protected]