Aprobada la Ley Fintech en el Congreso de la Unión, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) tiene seis meses para emitir el primer conjunto de reglas secundarias para el sector.

Bernardo González, presidente de la CNBV, explica que la Ley Fintech otorga al organismo una buena cantidad de responsabilidades, tanto en la autorización de las entidades financieras, como en el desarrollo de las disposiciones secundarias que darán origen a las obligaciones que deberán cumplir en materia prudencial, de prevención de lavado de dinero, protección de los usuarios y de competencia.

“Uno de los preceptos principales de la ley es que no se podrían escribir en la propia ley muchas de las reglas ya puntuales que venían a regir al mercado, sino que tenían que estar en disposiciones secundarias. Entonces hay un transitorio en el que se obliga a la banca a que en seis meses posterior a la aprobación de la ley, emitamos el primer conjunto de reglas secundarias para el sector”, precisa.

En entrevista, agrega que luego la CNBV tendrá que emitir otras disposiciones secundarias a los 18 meses de aprobada la ley, y una serie más a los 24 meses.

No obstante, el funcionario enfatiza en que son disposiciones que, por la naturaleza misma de la industria, se tendrán que estar actualizando de forma permanente. “Y para esto la comisión se está preparando para reorganizar las áreas que tenemos para autorizar a las instituciones, y para emitir estas disposiciones prudenciales”.

MISMOS PRINCIPIOS EN MATERIA DE Prevención antilavado

El presidente de la CNBV señala que las recomendaciones del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) en materia de prevención de lavado de dinero son universales, independientemente de la figura o entidad financiera.

“Entonces digamos que los principios son básicos: son identificar al cliente, eso será lo mismo que les pidamos a las instituciones fintech; monitorear las transacciones para que si hay comportamientos inusuales, los reporten a las autoridades financieras. Los principios son los mismos, los tenemos que adecuar a las figuras a las que se les va a aplicar, pero son principios universales, independientemente de las entidades que están regulando”, puntualiza.

ESTAREMOS CERCA: ABM

La Asociación de Bancos de México (ABM), por su parte, refiere que estará cerca de las autoridades en el proceso de la elaboración de la regulación secundaria.

En un breve comunicado, precisa que, para la banca, la adopción de nuevas tecnologías que mejoren sus productos y servicios es una constante, y por ello el gremio ha visto en las fintech más que una competencia, un complemento para mejorar la oferta bancaria y el acceso de los clientes a servicios financieros.

“La Asociación de Bancos de México reconoce la aprobación de la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera, conocida como Ley Fintech, por parte de la Cámara de Diputados, y reconoce el esfuerzo de autoridades, legisladores y actores del sistema para este logro”, señala el organismo gremial.